Fondenor entrega un promedio de cinco mil pesos por persona al año

El Proyecto Fondenor del gobierno nació como una respuesta a las movilizaciones desarrolladas en la región, exigiendo compensaciones por los daños que ocasiona la actividad minera.

Estudio del Centro de Políticas Públicas de la UC reveló que con las cifras propuestas por el gobierno, cada uno de los habitantes de las zonas beneficiadas recibiría en promedio $5.155 al año. El Alcalde de Calama llamó al gobierno a atender los planteamientos de los expertos, ratificando que ante falta de soluciones “verdaderas”, acudirá a instancias internacionales.

Una publicación del Centro de Políticas Públicas de la Universidad Católica, difundido este lunes, planteó duras críticas al proyecto Fondenor del Gobierno, señalando que los recursos son insuficientes para el desarrollo de las comunas mineras y que falta una mirada integral para que bajo este tipo de políticas, también se compense a comunas ligadas a actividades como la agricultura o servicios financieros.

De acuerdo al texto, elaborado en base al debate de Arístides Torche, Gonzalo Edwards, Ignacio Irarrázaval y Cristóbal Tello, al desglosar los US$ 225 millones que el gobierno pretende distribuir a 2025 entre las comunas mineras, cada uno de los habitantes de las zonas beneficiadas recibiría en promedio $5.155, siendo la comuna de Ollagüe la que menos recursos recibiría con $1,33 millones de pesos, mientras que Antofagasta recibiría unos US$ 3 millones anuales, añadiendo que este fondo podría no ser efectivo en materia de descentralización y que los esfuerzos en esta materia deben ser permanentes y no por un lapso acotado.

Alcalde llama a considerar a los expertos

Respecto a estos resultados, el alcalde Esteban Velásquez, quien ha encabezado movilizaciones en la ciudad de Calama exigiendo recursos del cobre como compensación a los daños sociales y medioambientales que ocasiona la actividad minera, señaló que el gobierno debe considerar la visión de los expertos.

Publicidad

“Esta publicación lo que hace es respaldar lo que hemos dicho, con que este mal llamado Fondenor entrega cifras paupérrimas, que no gatillan en desarrollo verdadero para comunas mineras como Calama; que sea un centro de estudios de la Universidad Católica que refrende esto es considerable, por lo mismo es que nosotros aspiramos hoy día a recibir recursos permanentes del cobre para Calama y no a estos pesos que son muy insignificantes”.

“Es el mismo estudio el que pone como ejemplo el desarrollar el Calama Plus, que cuesta en torno a los 700 millones de dólares, mientras que el Fondenor nos entrega 800 millones de pesos, lo que es irrisorio”, agregó.

Acciones

El alcalde Velásquez dice que para recibir la compensación que está demandando la capital loína, abordarán diversos frentes, entre ellos el denunciar al estado chileno en instancias internacionales y, paralelamente, sostener los procesos de organización social, cuyo próximo paso es la realización de un cabildo comunal, de modo que los propios calemaños definan los próximos pasos del movimiento ciudadano.

“Le hemos hecho llegar una última carta al Presidente de la República, siempre en el ánimo de que nos escuche y ahora vamos a ir con una denuncia en instancias internacionales contra el Estado chileno”, apuntó el edil quien dijo que están “desesperados”, puesto que” si no nos atienden en este momento, donde hay un despegue potente de la industria minera, mañana sencillamente nos van a olvidar”.

“No vamos a cesar hasta que Calama reciba la atención que necesita, en razón de todos los costos que ha asumido por estar en el centro del distrito minero más importante. Nuestro río Loa fue declarado agotado el año 2000, somos zona saturada de contaminación, debimos absorber el traslado del campamento de Chuquicamata, a lo que se suman los miles de personas que forman parte de la población flotante que llegan a la zona atraídos por la industria minera. O sea, tenemos necesidades profundas y permanentes, por ello los recursos extraordinarios que estamos solicitando”, concluyó Velásquez.