Buses y rutas de Antofagasta: Inseguridad, accidentes y muertes

Accidentes han acabado con la vida de decenas de personas en las rutas de la región, teniendo como denominador común el que viajaban en buses. Te dejamos datos de las peores tragedias registradas y también las críticas de los usuarios a la seguridad de las rutas, con cuestas en lugar de túneles y sin autopistas en largos tramos con alta presencia de camiones mineros.

La región de Antofagasta enfrenta un luto por las víctimas del fatal accidente ocurrido la noche del 1 de diciembre, donde un transporte de la empresa TurBus perdió el control del vehículo volcándose al caer por más de 20 metros, dejando a 21 personas fallecidas y otras tantas más lesionadas en distinta gravedad.

Un escenario lamentable; familias, amigos, compañeros y una región completa vive este duelo, uno de los más graves ocurridos ad portas de finalizar este 2019 en la ciudad.

Inseguridad, accidentes y muertes

Este hecho, muy a pesar de la población chilena, no es aislado, ya que la misma ruta ha sido lugar de numerosos accidentes vehiculares con resultados fatales.

Publicidad

Las principales rutas en conflicto son la b 710, donde ocurrió el accidente del pasado domingo y la ruta 5 norte que no se queda exenta con un negro historial. ¿Su parecido? El peligro; tránsito de camiones, buses de dos pisos, una sola pista por sentido, cuestas marcadas, condiciones del clima como niebla o chubascos, falta de fiscalización, todo parece jugar en contra de este camino.

En los últimos años, se han registrado numerosos accidentes de tránsito. Sólo considerando desde el año dos mil a la fecha, encontramos al menos cuatro donde se han visto involucrados buses.

El 2001 un bus colisiona con un camión cementero a 10 km al oriente de Calama, dejando como resultado a 17 personas fallecidas. Lo que horas más tardes sumó la vida de 6 efectivos de la SIAT de Carabineros tras caer la avioneta en la cual se trasladaban al lugar.

Para el 2007, cercano a ruta 5 norte, al sur de Antofagasta, un bus que transportaba en su gran mayoría a trabajadores de la minera Gaby, se estrella contra un camión petrolero de Copec, perdiendo la vida 12 personas, mientras que 25 quedaron heridas.

Siguiendo en la ruta 5 norte, nuevamente un bus y un camión colisionan, donde 6 personas perdieron la vida, entre ellas, un menor de edad.

El más reciente este 2019, el bus camino a Taltal que perdió el control desbarrancándose por la cuesta Paposo y falleciendo 21 personas.

A nivel histórico, el peor accidente que se recuerde en rutas de la región se registró el lunes 12 de marzo de 1973, a las 17.30 horas. Dos buses de la empresa Flecha Norte chocaron de frente en la ruta que une Antofagasta y Calama, dejando como saldo 36 personas fallecidas y 77 heridos, según registros de la prensa de la época.

La tragedia enlutó totalmente a la región, realizándose caravanas fúnebres en Antofagasta y un masivo funeral en el estadio techado de Calama, al cual asistió el Presidente de la época, Salvador Allende.

Fiscalizaciones

La comunidad ha manifestado su preocupación al respecto en repetidas ocasiones, sin embargo, es recién ahora que se está considerando tomar medidas en el sector.

La gente de Taltal que viaja hacia Antofagasta o que se dirige de esta al sur, o viceversa, arriesga constantemente su vida en estas rutas, ya que no se hace una inversión mayor para tener autopistas, ni mejorar las condiciones, seguridad de viajes y caminos desde la región a distintos puntos.

El centralismo en las inversiones de nfraestructura son un tema a considerar, tomando en cuenta que mientras en la zona central se cuenta con modernos túneles que permiten evitar las zonas de curvas en los cerros, en la región hay peligrosas cuestas como la de Paposo. Asimismo, la ruta 5 no cuenta con autopista como pasa en la mayor parte del pais, a pesar de tener un fuerte tránsito de camiones y vehículos que prestan servicios a la minería.

Los primeros, siendo un obstáculo a superar y adelantar por los conductores, los segundos protagonistas de distintas denuncias donde se aprecia su imprudencia conduciendo a alta velocidad y realizando adelantamientos en zonas prohibidas. Todas, situaciones que terminan en choques frontales o volcamientos.

En este escenario se desplazan los buses, aparentemente siendo fiscalizados de forma muy insuficiente, ya que en más de una ocasión se han visto vehículos que no cumplen con todas las normas de seguridad, e incluso falta de personal adecuado y capacitado.

Soluciones

Tras el último accidente con consecuencias fatales ocurrido a principio de mes, es que se desarrollará un estudio de Prefactibilidad con fin de entregar diversas alternativas para mejorar las rutas en cuestión, específicamente en cuesta Paposo, y que podrían implementarse desde el 2020.

Una respuesta que no llena el vacío de las vidas perdidas en trágicos accidentes vehiculares en el lugar. Ya que, si no hay seguridad no se debería poder viajar, ni subir valores cuando las condiciones no son óptimas, ni dejar para después cambios y fiscalizaciones necesarias por costos. Estamos hablando de vidas, no se puede jugar con la vida de las personas, ya que esto último es finalmente, lo que más cuesta.