Irresponsabilidad de dueños que abandonan a sus perros pone en riesgo a la fauna silvestre de la región de Antofagasta

En los últimos días, algunos usuarios en sus redes sociales han reportado continuos ataques de perros callejeros y abandonados hacía algunas especies de la región, en especial a las que viven en la comuna de Mejillones.

Créditos: Carlos Guerra

La región de Antofagasta en los últimos años se ha destacado por tener una de las mayores tasas de perros callejeros en el país. Lamentablemente, esta situación no solo causa un trauma para estos animales, sino también, en la actualidad pone en riesgo la vida de las aves silvestres que habitan la zona, donde algunas de estas especies están en peligro de extinción.

En los últimos días, algunos usuarios en sus redes sociales han reportado continuos ataques de perros callejeros y abandonados hacía algunas especies de la región, en especial a las que viven en la comuna de Mejillones, como los pelícanos, crías de lobos marinos, incluso algunos huevos de gaviotines y demás.

Esta problemática es alarmante, pues al existir jaurías cerca del hábitat de estas aves, el riesgo es permanente y podría desencadenar una tragedia mayor, la cual quizás no se pueda revertir. Precisamente, respecto a esto, el presidente de la Fundación Humboldti, Diego Sepúlveda, indicó que “es preocupante el ataque de perros sin dueños hacía las aves de la región, no solo a ellas, sino también a otros animales, como algunos mamíferos, por ejemplo se ha visto que pueden atacar a lobos marinos, también a zorros, por lo tanto la situación es sumamente preocupante, ya que el perro es un depredador tope, y al serlo no hay nadie que lo controle en ambientes silvestres”.

Publicidad

Esta situación es una de las consecuencias del abandono de perros, por lo tanto no es culpa de ellos, muchas veces atacan por hambre, son animales que han estado semanas, incluso meses y años, abandonas en las calles, sin alimentos, ni agua. Han tenido que recibir el peor defecto de los humanos, su egoísmo e insensibilidad. Incluso existiendo una ley que los obliga a responsabilizarse de ellos, las personas no son conscientes del daño que están provocando. Con el continuo abandono, no solo perjudican la vida de sus mascotas, sino también como consecuencia ponen en peligro a las especies que habitan la región.

A esta situación se suman los problemas de esterilización que hay en Antofagasta, los cuales fueron notificados hace unos días, donde muchas personas comentaron que estaban dispuestas a esterilizar a sus mascotas, pero al no tener dinero para costearlo debían acudir a las organizaciones que realizan operativos, sin embargo en estos momentos existe un “quiebre de stock” por falta de dinero. En este contexto, es de conocimiento público que entre menos perros se puedan reproducir, más baja la tasa de abandono. Si bien, esto no erradicaría la problemática, si podría ayudar a controlar la situación.

A largo o corto plazo, si no se toman cartas en el asunto, esta situación se puede agravar aún más, ya que preservar la vida de las aves en la región se ha vuelto una prioridad para muchas personas, que por esa situación, han levantado organizaciones y fundaciones. Son precisamente ellos, quienes exponen los problemas que pueden ocurrir si no se toman medidas estrictas y reales.

“Esto puede desencadenar una merma importante en algunas poblaciones, considerando que algunas especies están con problemas de conservación, pero ojo, también hay que considerar que este trabajo no solo es de las autoridades, la comunidad, la población tiene un rol muy activo y fundamental en el cuidado y en la tenencia responsable”, señaló Diego Sepúlveda.

A su vez, manifestó que la preservación de estos animales es responsabilidad de todas las personas y sobre la inmediatez con la que se actúe. “Hay que considerar que la tarea de conservación no solamente es de una autoridad o de un ente en particular, tampoco de las las agrupaciones, es de la comunidad en general, por lo tanto eso también es clave para que la situación se pueda revertir, aún creo que estamos a tiempo, pero hay que actuar rápido porque las poblaciones silvestres no pueden esperar a las acciones”, finalizó.