Golpes de calor en la región de Antofagasta: ¿Cómo podemos ayudar a los animales callejeros?

Es imprescindible ayudar y apoyar como comunidad a los animales abandonados, de esta forma, los animales no toman conductas agresivas, ni provocan ataques de jauría o se pelean y atacan por agua y comida.

¿Te imaginas estar sufriendo una ola de calor y no poder pedir ayuda?. Hace pocos días inició la temporada de primavera en nuestro país y las altas temperaturas se hicieron notar de inmediato, el sol quema, el viento caliente, el agua tibia, caminar durante largos periodos de tiempo, si eso te parece insoportable, imagina a los animales callejeros que viven día tras día en estas condiciones.

A diferencia de nosotros, perros y gatos no pueden transpirar por todo el cuerpo, lo que provocan que las altas temperaturas los afecten de sobre manera. Estos mamíferos disponen de pocas glándulas sudoríparas, situadas principalmente entre las almohadillas plantares de manos y pies, por lo que deben expulsar el calor a través de la respiración y el jadeo contante.

En el caso de los perros, puede estar sin ingerir agua solo 24 horas. Luego de este tiempo sin líquidos, comenzará a deshidratarse y, si continúa sin comer ni beber, las consecuencias podrían ser fatales, por el contrario, podrían presentar un fallo hepático, ya que el hígado es muy delicado junto con los riñones. Los problemas renales varían y puede haber cálculos en los riñones, insuficiencia renal, problemas de tracto urinario, entre otros. Una vez detectado esto, los perros requieren tratamientos de por vida, pero, lamentablemente los canes callejeros no tienen quien vele por ellos.

Publicidad

En los gatos, la deshidratación puede generar enfermedades como las infecciones de orina, comúnmente conocida como cristalización de la orina, así como otros problemas de salud. Pese a que los felinos pueden estar días sin comer, el no disponer de agua puede causarles la muerte si la no ingesta dura más de 48 horas. A los problemas hepáticos y renales se le suman los fallos hormonales, pues el hipertiroidismo es común en gatos mayores de ocho años y si estos gatos son ferales, las condiciones de vida son aun peores. pues no cuentan con un tratamiento ni ayuda para controlar su estado de salud.

¿Cómo podemos ayudar?

En la región de Antofagasta, solo en Calama se registran más de 25 mil animales callejeros según el censo canino que se realizó en 2019, cifra que sin duda ha ido en aumento. Es debido a esto, que es imprescindible ayudar y apoyar como comunidad a los animales abandonados, de esta forma, los animales no toman conductas agresivas, ni provocan ataques de jauría o se pelean y atacan por agua y comida.

Dejar fuera de nuestros hogares un balde pequeño de agua y un recipiente con comida, puede evitar que muchos animales que no tienen como alimentarse ni ingerir líquidos sobrevivan a las olas que calor que se avecinan esta primavera y verano.

¿Cómo reconocer un golpe de calor?

Si hace mucho calor y un perro o gato jadea y está caliente al tacto, ya es suficiente para que lo sospeches. Si no lo tienes claro, pero lo ves raro, demasiado tranquilo, demasiado caliente, que respira raro, que tiene las encías muy rojas (más de lo normal) que está débil, vomita o se tambalea, ¡lo que sea, aunque sólo sea 1 de esos síntomas! Llévalo al veterinario. No dudes. No esperes a ver si se le pasa, ya que si no recibe asistencia, de repente pasará a estar en coma, o a convulsionar, incluso puede fallecer. 

¿Cómo los refresco?

Si está perfectamente consciente, hay que darle de beber agua fresca, no fría. Por el contrario, si está atontado, se tambalea o no está completamente consciente y despierto, no le des agua ya que se podría atragantar.

El siguiente paso es mojarlo con agua fresca, no fría. También podemos usar spray de agua en la cara y las patas, con manguera por todo el cuerpo, mojar una toalla y ponérsela por encima (una vez esta se caliente, volver a mojarla) por ningún motivo hay que sumergirlos en agua, pero, si es la única opción que tienes no sumerjas su cuerpo entero.

El paso final es tumbarlo o ayudarle a llegar a un lugar fresco.