“Continuando nuestro legado ancestral”: Ckelar difunde entre escolares el legado agrícola de los pueblos originarios

Profesores y profesoras de la región de Antofagasta aplican proyectos innovadores educativos en el regreso a clases presenciales, en el marco de proyecto de la UCN.

Con el retorno de las clases presenciales en las comunas de Tocopilla y María Elena se comenzaron a implementar las iniciativas educativas innovadoras que profesoras, profesores y educadoras de párvulos idearon basándose en las 11 mentorías cursadas en el proyecto Ckelar, entre ellas una actividad que destaca el legado de la agricultura de los pueblos originarios.

Ckelar es financiado por el Fondo de Competitividad para la Innovación Regional (FIC-R), aprobado por el Consejo Regional, siendo un proyecto de dos años ejecutado en la región de Antofagasta por el programa ViLTI SeMANN, financiado por la empresa SQM y dependiente de la Universidad Católica del Norte (UCN). ViLTI es el primer programa nivel nacional que trabaja la robótica educativa desde la primera infancia y el mes pasado cumplió 8 años.

Una de esas iniciativas educativas fue elaborada y diseñada por las profesoras Rubelinda Orellana y Paola Araya, de la escuela Carlos Condell de Tocopilla, quienes la nombraron como “Continuando nuestro legado ancestral”, ya que consiste en la implementación de una pequeña huerta urbana en la escuela, donde las y los estudiantes aprenden a diferenciar las distintas clases de plantas o hierbas disponibles, a observar e indagar en el comportamiento que tienen los vegetales al crecer, y a investigar sobre los posibles cambios que experimentará el proceso agregando otros factores, como el agua o el sol, pudiendo así abarcar una serie de materias. Pero, lo más importante, desarrollando en los estudiantes habilidades científicas que les sirvan para encontrar mañana soluciones creativas a los problemas del futuro.

Publicidad

Rubelinda Orellana, una de las creadoras del proyecto, señaló que “las reacciones que han manifestado nuestros niños y niñas han sido positivas, han tomado conciencia del cuidado de las hierbas medicinales, la importancia del legado que nos dejaron nuestros pueblos originarios, han querido aprender más de nuestras raíces, les ha gustado el proceso indagatorio, conocer características de las plantas, sus beneficios para mejorar la salud, entre otros temas relacionados que van íntimamente conectados con nuestro sello institucional científico y medioambientalista”.

En este sentido, Olga Hernández, directora del programa ViLTI SeMANN y del proyecto Ckelar, explicó que “este es el momento más importante en el largo proceso que han experimentado las y los participantes del proyecto, porque ahora están volcando todo el conocimiento aprendido en estos dos años, aplicándolo para generar una iniciativa educativa innovadora que genere aprendizajes significativos entre sus estudiantes”.

Al respecto, la directora felicitó a las educadoras de la escuela Carlos Condell, quienes fueron el primer grupo de alrededor de 30 proyectos educativos innovadores en ser implementado de manera presencial en la región.

El proyecto Ckelar es financiado por el Fondo de Competitividad para la Innovación Regional (FIC-R) y permitirá transferir la metodología del programa ViLTI SeMANN a más de 70 docentes de la región de Antofagasta, impactando a más de 3.200 estudiantes de todas las comunas con clases más interesantes y entretenidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here