Estudio revela altos índices de contaminación acústica en Antofagasta

Niveles de ruido en horario peak del flujo vehicular alcanzaron los 98,3 decibeles, muy por encima de los 55 decibeles establecidos por la Organización Mundial de la Salud. Al interior de un inmueble la contaminación acústica también superó la normativa internacional. Durante una segunda etapa, se analizará la relación de estos niveles de contaminación acústica con eventuales alzas en la presión arterial de las personas y enfermedades cardiovasculares, que son la primera causa de muerte en el país.

El tránsito vehicular es un factor que influye en los altos niveles de contaminación acústica.

Una investigación realizada en la Avenida Grecia de Antofagasta, reveló que esa transitada arteria de la capital regional cuenta con niveles de contaminación acústica que exceden ampliamente los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El estudio, denominado “Contaminación Acústica por Tráfico Vehicular y su incidencia en los niveles de Presión Arterial en el sector costero de Antofagasta” analizó en su primera etapa mediante la utilización de un sonómetro, los niveles de ruido en el sector costero, comparando luego los resultados con lo recomendado por la OMS.

Los resultados fueron alarmantes, pues entre las 18 y las 19 horas, horario peak del flujo vehicular, los niveles de ruido llegaron hasta los 98,3 decibeles en una de las muestras, cifra que excede con creces los 55 decibeles que recomiendan los especialistas en salud e incluso también los 70 decibeles que son considerados como el límite superior deseable de presión sonora.

Publicidad

El equipo de alumnos de Medicina de la Universidad de Antofagasta que llevó a cabo el estudio, integrado por Felipe Díaz, Enrique Chamorro, Mauricio Silva y Víctor Vidal, guiado por el reconocido Doctor Claus Behn, realizó además un muestreo al interior de un conocido hotel del sector, detectando que allí nos niveles de ruido también superan el estándar internacional registrándose una mínima de 52,2 decibeles y una máxima de 71,6 decibeles en un lapso aproximado de 10 minutos de medición.

Al respecto, el equipo encargado de la medición indicó en sus conclusiones que “en una primera impresión los datos demuestran que existe un nivel de presión sonora que supera la normativa establecida por los organismos competentes a nivel nacional e internacional en un tramo del sector costero de la ciudad de Antofagasta“.

Incidencia en problemas de salud

En la próxima etapa de este estudio, se investigará la forma en que estos altos índices de contaminación acústica afectan la salud de los habitantes de Antofagasta, al relacionarse con eventuales aumentos de la presión arterial y enfermedades cardiovasculares, que son la primera causa de muerte en nuestro país.

Para ello se medirán los niveles de presión arterial a un grupo de estudio que no posea una patología hipertensiva. En primera instancia se tomará la presión arterial de una persona sin estímulos sonoros considerables. Luego se tomará la presión arterial de la misma persona expuesta a un estimulo sonoro similar a los que se registran en un inmueble de Avenida Grecia y finalmente se tomará la presión arterial luego de 10 minutos expuesto a un ruido similar al que se registra en la Avenida Grecia.

De esta forma, el equipo buscará posibles cambios en la presión arterial de las personas al estar expuestas al ruido del tráfico vehicular y detectar la incidencia de la contaminación acústica en problemas de salud de la población.

Los resultados serán difundidos por este medio para la opinión pública y entregados por los autores a la comunidad académica de la Universidad de Antofagasta, así como también a autoridades de salud de la región para que lo consideren a la hora de tomar medidas respecto al cuidado de la salud de los habitantes de la ciudad.

Descargue el estudio