Rotundo fracaso del simulacro nocturno de terremoto y tsunami en Antofagasta

De nada sirvieron los innumerables paseos en helicóptero del Intendente y la Directora Regional de la Onemi en los días previos. Fallas en el sistema de alarmas cuya remodelación costó más de mil millones, descordinaciones y una escasa participación de la ciudadanía, fueron la tónica de la jornada.

Vecinos del sector Gran Via congregándose en el punto de encuentro. @urriaangel vía twitter.

Con una gran cantidad de fallas que podrían ser la diferencia entre la vida y la muerte de personas en caso de una emergencia real, se realizó la noche de este jueves el simulacro de terremoto y tsunami en las ciudades costeras de la región de Antofagasta.

Los problemas se manifestaron desde antes de iniciarse la actividad preventiva, cuando sin previo aviso sonaron algunas de las sirenas por un lapso de 10 segundos, aparentemente por estar realizándose pruebas en el sistema. No obstante, algunos vecinos pensaron que se trataba del simulacro real, por lo que iniciaron la evacuación.

Finalmente a las 22 horas y 22 minutos, se dio inicio oficial al ejercicio, que simulaba un terremoto de 9,1 grados en la Escala de Richter, sin embargo solo algunas de las sirenas de tsunami funcionaron, hecho que confundió a muchos vecinos, mientras que la mayoría prefirió simplemente no participar.

Publicidad

Asimismo, varios minutos antes de decretarse la alarma, ya se encontraban desplegados algunos organismos de emergencia, incluyendo a efectivos militares con teléfonos satelitales, por lo que el factor sorpresa, tan importante en caso de una emergencia, no estuvo presente.

La situación se agravó en Tocopilla, donde las sirenas no funcionaron, activándose solo la de la empresa Norgener, recién a las 22 horas y 27 minutos.

Aunque la Onemi tenía como meta que participaran 130 mil personas, según cifras entregadas por el organismo, solo 50 mil personas habrían participado del ejercicio, cifras que además fueron puestas en duda por los ciudadanos en redes sociales, donde se criticó con dureza la falta de coordinación y se expresó preocupación por lo que sucedería en una emergencia real.

Intendente culpa a empresa externa

Respecto a estos magros resultados, el Intendente de Antofagasta, Pablo Toloza, indicó que el sistema de alarmas (cuyo ampliación superó los mil doscientos millones de pesos según el portal Mercado Público) “estan entregadas a una empresa externa”, a la cual responsabilizó por lo sucedido.

No obstante la preocupación y nerviosismo en su rostro ante el evidente fracaso, realizó un balance positivo del ejercicio, señalando que “la red de emergencia y de protección civil funcionó perfectamente”. Asimismo, minimizó las fallas en las sirenas expresando que “la alarma ante un siniestro de verdad, es un terremoto”, sin considerar que en caso de un sismo no perceptible en el país, si serán necesarias las alarmas.

Una visión diferente tuvo el alcalde de Tocopilla, Fernando San Román, que lamentó el traspié. “El simulacro de tsunami organizado por ONEMI en Tocopilla lamentablemente fue un fracaso. Fallaron las sirenas de alerta y hubo descoordinación”, indicó, agregando que hay mucho que mejorar en esta materia.

Autoridades analizaron lo sucedido