Cristo terminó abandonado en la nueva autopista de Antofagasta

Conocido monumento carretero ubicado en la Ruta 1 a la altura de Mejillones, terminó emplazado sobre tierra y tapado por letreros, paneles solares y cercas de madera, situación que no pareció ser notada por las autoridades, pero que desata la indignación de los fieles.

El “Cristo del camino” fue inaugurado en marzo de 1982.  Es una estructura metálica, cuya altura es de 6 metros de alto por 4,9 metros de ancho.

Hay quienes dicen que una ministra del trabajo defiende el empleo hasta que le tocan el bolsillo a una empresa, o que las creencias religiosas terminan donde comienza el interés del lucro y el dinero. Y esa es la premisa que parece confirmarse en Antofagasta, donde el “Cristo del Camino”, tradicional monumento carretero, terminó completamente abandonado junto a la autopista cuyos cobros de peaje inaugurara este lunes el Presidente Sebastián Piñera.

Luego de las obras ejecutadas por Autopistas de Antofagasta, el compromiso de la Dirección Regional de vialidad con el municipio del Mejillones, era dejar la histórica imagen en una ubicación y condiciones adecuadas , pero la realidad fue muy diferente. El monumento terminó emplazado en un lugar abunda la tierra, no hay sombreaderos y solo un montículo de arena del desierto lo sostiene.

Lo que es peor, la autopista fue inaugurada y mientras las autoridades cortaban cintas, nadie pareció notar que en un rincón completamente secundario y tapado por letreros, paneles solares y cercas de madera (ya que en la práctica la autopista no está terminada) se encontraba la imagen de Cristo, tan importante para los fieles y conductores que en un acto de fe lo saludaban, pidiendo no terminar entre fierros retorcidos en la mortal ruta 1.

Publicidad

Rechazo

La situación que afecta a esta imagen, tiene santiguándose a los más devotos, que no caben de indignación ante lo que consideran una falta de respeto por parte de la empresa y un acto de inconsecuencia de aquellos políticos fanáticos de invocar a entidades divinas en cada uno de sus discursos.

Por ello expresaron su rechazo al alcalde de Mejillones, Marcelino Carvajal, quien optó por acoger las denuncias y ya anunció que gestionará una solución para “recuperar el sitial que merece la conocida obra” y de esta forma zanjar una polémica donde por el momento, el signo del dinero parece estar ganándole a los valores religiosos.