Calama se sumaría a protestas por abusiva alza en las cuentas de luz

  • Hay desazón en la ciudadanía por promesas incumplidas, obras inconclusas y alzas en servicios. “El nuevo trato que se nos anunció y que nos merecemos por nuestro aporte al país, aún no llega”, aseguró el alcalde Esteban Velásquez.

Paro-Calama-1-e1312326720598

En Calama se está espesando el caldo de cultivo para nuevas movilizaciones, las que se materializarían justo en el mes en que la ciudad “celebra” un nuevo aniversario de su anexión al territorio nacional, ocurrida el 23 de marzo de 1879 en lo que fuera el primer hecho de sangre de la Guerra del Pacifico.

La desazón es notoria en la ciudadanía calameña, la que siente no se le ha tomado en serio con sus reclamos por mejores condiciones de vida y recursos permanentes como compensación por la extracción de su riqueza mineral y las externalidades negativas que esto ha implicado a la comuna.

Publicidad

La lista es larga, pero se han remarcado en el último tiempo algunos acontecimientos que rebasan la paciencia de los loínos. La más reciente, el alza en las cuentas de la luz producto de la reliquidación que aplicaran las distribuidoras eléctricas y que en el caso de Calama, implicará un aumento promedio de 25 mil pesos en el pago que este año deberán asumir los calameños.

El descontento es en este punto, además, porque la empresa eléctrica de la zona anunció que conectará todas las plantas generadoras de energía renovable existentes en la zona, eólicas y fotovoltaicas, a un único sistema distribuidor, sin que exista las más mínima compensación o rebaja en las tarifas de los clientes domiciliarios, a sabiendas que es la industria minera, pública y privada, la que consume el mayor porcentaje de energía.

A lo anterior, se suma el retraso en reinicio de las obras del nuevo hospital para la ciudad, que se dilata sin que se tengan certezas sobre los nuevos plazos, incrementando la crisis del sistema de salud que se supone se verían subsanados con la construcción y entrada en operaciones de este moderno centro asistencial.

Otro ejemplo, lo constituye la dilación en la entrega del nuevo estadio de fútbol de la capital loína, el que a todas luces está “prácticamente terminado”, pero con detalles, que hasta ahora impiden su entrega al uso del club de la zona y al esparcimiento de los loínos.

Son sólo algunos de los ejemplos que han ido socavando la paciencia de los calameños, y es el propio alcalde de la ciudad, Esteban Velásquez Nuñez, quien reconoce que la situación no resiste más, puesto que el gobierno de la Presidenta Bachelet se apronta a su primer año, sin que a Calama se le atienda como corresponde, “El nuevo trato que se nos anunció y que nos merecemos por nuestro aporte al país, aún no llega”, aseguró el alcalde.

En tanto, voces del “Movimiento Ciudadano por Calama”, afirman que marzo es el mes clave para movilizarse y hacer sentir el descontento de los calameños, sin dar fechas, anuncian que seguramente habrá marchas y otras manifestaciones para remecer al país.

Sin embargo, en esta oportunidad desean que sea la propia ciudadanía la que se determine a participar en las protestas, “porque ,lo que nos pasa  y la forma en como nos posterga el poder central nos afecta a todos en Calama”, afirman.