Intensa jornada de protestas concluye con represión policial en Antofagasta

Vecinos denunciaron que las bombas lacrimógenas afectaron indiscriminadamente a manifestantes y sectores residenciales. Incluso algunas habrían llegado hasta los antejardines de algunas casas.

Una intensa jornada de protestas contra la gestión del presidente Sebastián Piñera, se vivió la noche de este martes en Antofagasta, donde se produjeron enfrentamientos entre efectivos de carabineros con estudiantes secundarios y universitarios, en distintos sectores de la capital regional.

La radicalización de las manifestaciones, obedece principalmente por la falta de respuestas por parte del ejecutivo a las demandas de los estudiantes, así como su indolencia ante de la situación de los estudiantes secundarios que se encuentran en huelga de hambre seca, según indicaron a este diario fuentes estudiantiles.

En el área circundante al Liceo Técnico de Antofagasta, así como en el frontis de la Universidad Católica del Norte (UCN), alrededor de un centenar de personas encendieron barricadas, mientras entonaban cánticos a favor de las demandas estudiantiles, junto con diversas consignas en contra de los políticos, el gobierno y el actuar carabineros, manifestación que fue reprimida por parte de efectivos de las Fuerzas Especiales, quienes lanzaron gases lacrimógenos hasta el interior de los centros de estudio y tomaron fotografías a los manifestantes.

Publicidad

Bombas lacrimógenas afectan sectores residenciales

El gas lacrimógeno afectó directamente sectores residenciales
Vecinos de la Población Playa Blanca, sector sur de Antofagasta y aledaño a la UCN, expresaron su completo rechazo por la represión ejercida por carabineros, especialmente porque los gases lacrimógenos afectaron indiscriminadamente a manifestantes, curiosos y sectores residenciales, registrándose incluso denuncias sobre bombas lacrimógenas que habrían llegado directamente hasta los antejardinesde algunas casas.

Este medio pudo ser testigo de cómo decenas de vecinos salieron desde el interior de sus casas para reunierse frente a la casa de estudios católica y recibieron dos bombas lacrimógenas, resultando imposible conocer si estos hechos corresponden a un acto premeditado, o se trató de la mala puntería de los funcionarios que realizaban el operativo represivo en contra de los estudiantes.

Finalmente los manifestantes se replegaron hasta el interior de sus respectivos centros de estudio, logrando de este modo que no se registraron detenidos en estos enfrentamientos.