Alumnas denuncian serios abusos al interior de una comisaría en Antofagasta

A nivel internacional, organizaciones de Derechos Humanos han manifestado su preocupación por el nivel de represión en Chile. Fotografía: Archivo

Jóvenes también acusan sustracción de notebooks y cámaras fotográficas, que “desaparecieron” durante el desalojo al Liceo Marta Narea Díaz.

Un trato vejatorio, violento y desmedido por parte de carabineros, es el que denuncian las estudiantes del Liceo de niñas Marta Narea Díaz de Antofagasta, que resultaron detenidas el pasado jueves, luego de la represión policial a una protesta y posterior desalojo del establecimiento educacional.

Marcela Paez (17), una de las voceras de los estudiantes secundarios de Antofagasta y que también resultó detenida la noche del 25 de Agosto, explicó que los excesos policiales afectaron por igual, tanto a quienes se enfrentaban con la policía al exterior del establecimiento, como a las estudiantes que se encontraban al interior del Liceo Marta Narea, que únicamente observaban los hechos y permitieron el ingreso de algunas persona a “refugiarse” al interior del establecimiento, hecho que luego luego fue esgrimido por las fuerzas policiales como la razón por la cual ingresaron al liceo y lo desalojaron.

“A una de las niñas la tiraron al suelo. Intentó correr por la desesperación y le patearon la cara dislocándole la mandíbula. Después siguieron pegándole patadas en todo el cuerpo, en los pechos”, cuenta la estudiante, quien agrega que personalmente tuvo “suerte”, ya que “solamente” le pegaron en la cabeza al momento de la detención.

Publicidad

La historia no terminaría allí, ya que una vez subidas al interior de la micro institucional en la que fueron trasladadas hasta la Tercera Comisaría, habrían recibido insultos y vejaciones, siendo tratadas de “lesbianas” y otros epítetos.

Pesadilla en la comisaría

Según el testimonio de la dirigenta estudiantil, “lo peor sucedió al interior de la Tercera Comisaría“. En ese lugar, efectivos policiales les hicieron sacarse la ropa, “los sostenes, todo”, siendo dejadas sin ropa interior durante toda la noche, además de ser destinadas a la celda más fría y en condiciones higiénicas deplorables.

Habían detenidos por alcohol y otros delitos en la celda de al lado y tenían hasta frazadas y también bancas, mientras que las estudiantes fuimos las más perjudicadas“, relata la joven.

Abusos

Por su parte, otras estudiantes que resultaron detenidas, denuncian que además sufrieron el flagrante ultraje a su intimidad, puesto que incluso para acudir al baño debían hacerlo acompañadas por un carabinero. Además, denunciaron recibir pellizcos en sus pechos por parte de carabineros hombres, al momento en que eran ingresadas a las celdas.

Al respecto, agrupaciones no gubernamentales defensoras de los Derechos Humanos y también los Derechos de las Mujeres, repudiaron las agresiones sufridas por estudiantes menores de edad.

Como contraparte, tanto el Intendente de Antofagasta, Álvaro Fernandez, como el Gobernador, Pablo Tolosa (UDI), respaldaron el actuar de carabineros. Al respecto, el Intendente considera que “las manifestaciones en paz son un derecho y la autoridad ha entregado las facilidades para hacerlo, pero la violencia nunca será el camino parta la solución de los problemas de nuestro país”, señaló, si bien no se refirió a las denuncias de las estudiantes durante sus detenciones.

Los estudiantes, por su parte, volvieron a  retomar el Liceo Marta Narea y si bien existen rumores de un nuevo desalojo, este sólo podría llevarse a cabo con una autorización de la Corporación Municipal de Desarrollo Social de Antofagasta.

Robo de especies durante el desalojo

Las estudiantes del Liceo Marta Narea, también denuncian que diversos objetos fueron sustraídos durante el desalojo al Liceo, tales como netbooks, cámaras fotográficas y otros enseres que mantenían para poder llevar a cabo la toma, acusando directamente a los efectivos policiales que participaron en el operativo, por la sustracción de estas especies.

Al respecto, apoderados de los estudiantes acudieron a la Tercera Comisaría de Antofagasta, recibiendo como respuesta que no habían tomado nada. Ante la insistencia, otra apoderada recibió como respuesta que “todas las cosas al interior del liceo fueron botadas en un basural“.