Ex-obispo de Calama estaría involucrado en nuevo escándalo de abuso sexual

Cristian Contreras Molina

Cristian Contreras Molina, junto al ex-obispo de Aconcagua, no denunciaron ni colaboraron ante la justicia, pese a estar al tanto de los abusos sexuales que actualmente mantienen en prisión preventiva al ex-párroco de Putaendo, Juan Francisco González.

El ex-obispo de Calama y actual obispo de Aconcagua, Monseñor Cristián Contreras Molina, se encontraría involucrado como cómplice y encubridor en el nuevo escándalo de abuso sexual que estalló en la Iglesia Católica y que mantiene en prisión preventiva a quién fuera el párroco de la iglesia de Putaendo, Juan Francisco González, de acuerdo a lo denunciado por el abogado querellante de la causa, José Villagrán.

El representante legal, manifestó que tanto Contreras Molina como el anterior obispo, Manuel Camilo Vial, se encontraban en conocimiento de los abusos cometidos por Juan Francisco González en contra de al menos 10 niños no sólo al interior de la iglesia de San Antonio de Pádua (Putaendo), crímen por el que se encuentra en prisión, si no que además en el colegio donde era capellán; pero no obstante mantuvieron silencio y no realizaron la denuncia ante la justicia.

Ambos, estando en conocimiento de los hechos no denunciaron. El cura le reconoce al ex obispo Manuel Camilo Vial Risopatrón que cometió abuso y éste lo envía a la ciudad de Talca y, cuando regresa, se entera que allá hizo lo mismo“, manifestó el abogado Villagrán.

Publicidad

En ese sentido, el fiscal jefe de San Felipe, Osvaldo Basso, señaló que es necesario determinar si Contreras Molina y Vial Risopatrón pasan a ser cómplices, encubridores o ambas y en caso de serlo, analizan la posibilidad de abrir una investigación paralela, no obstante  “entendida la complejidad del caso y los antecedentes que debemos analizar pediremos que se amplíe nuevamente la investigación“, agregó el fiscal.

Pudo evitar una violación

Juan Francisco González se encuentra actualmente en prisión por el abuso contra tres menores, cifra que podría aumentar con la nueva investigación.

En los nuevos datos que serán incluidos en la carpeta de la investigación que podría ampliar la condena contra Juan Francisco González, se denuncia que en 2007, cuando el obispo Cristián Contreras Molina se entera de supuestos abusos sexuales contra acólitos de la iglesia de Pádua, tomó como única medida administrativa el exigir un límite de edad de 12 años para asistir a los sacerdotes.

Es entonces cuando una de las víctimas, una niña de 13 años, comienza a ser abusada, esta vez dentro de su establecimiento educacional, donde Francisco Valenzuela era Capellán. “El cura, aprovechando esa circunstancia, le solicita a la gente del colegio que esta niña sea parte del coro para las misas de los días jueves, la citaba un poco antes de cada misa y ahí aprovechaba momentos de soledad para abusar de ella, donde la abrazaba, le tocaba su vagina y las piernas“, señaló a La Tercera el abogado Villagrán, quien agregó que “de esta manera queremos demostrar que aquí hay una intención del sacerdote de perseguir a esta niña“.

Este caso cobra especial relevancia en la Segunda Región, considerando que el actual Obispo de Aconcagua y que actualmente es sindicado como cómplice y encubridor de este nuevo caso de abusos sexual contra menores, Cristian Contreras Molina, fue obispo de la diócesis de Calama entre 1992 y el año 2002, desempeñándose como “guía espiritual” en los dos colegios particulares subvencionados que posee la Prelatura de Calama, se trata de El Instituto Obispo Silva Lezaeta (I.O.S.L) y el Colegio Juan Pablo Segundo.