Semana Santa: Seremi Salud llama a prevenir las intoxicaciones alimentarias en Antofagasta

13Adquirir y consumir productos del mar sólo en locales autorizados, no comer pescados y mariscos crudos (ceviche), mantener los alimentos correctamente refrigerados y lavar las manos antes de manipular las preparaciones son algunas de las recomendaciones que realizó la recién asumida Seremi de Salud Rossana Díaz Corro, en el contexto de Semana Santa y en el marco de una actividad educativa, dirigida a quienes transitaban al interior de un supermercado en el sector sur de la ciudad.   Todo ello, explicó con el propósito de prevenir la aparición de las Enfermedades Transmitidas por los alimentos (ETA).

La autoridad enfatizó en la oportunidad, la importancia de evitar la contaminación cruzada, “para ello se debe manipular separadamente mariscos crudos del resto de los alimentos, además de limpiar mesones y cubiertas donde se elaboran las preparaciones”, puntualizó.

El llamado de la recién asumida Seremi, incluyó la exigencia de que todos los productos envasados, congelados o cocidos, deban estar correctamente rotulados y con la fecha de consumo vigente. Por último, y en lo que respecta a las conservas, los tarros no deben estar hinchados, abollados, golpeados, oxidados o con evidencias de haber perdido hermeticidad y con sus claves vigentes.

Publicidad

PESCADOS Y MARISCOS

La personera detalló que la comunidad debe fijarse en el aspecto de los pescados, en el sentido que posean pigmentación bien definida, mucosidad cutánea escasa, transparente, incolora o bien ligeramente opaca. Asimismo su olor debe ser fresco a mar o algas frescas.

Igualmente su superficie debe ser rígida; no se debe hundir ante la presión de un dedo o bien si lo hace, debe retornar de inmediato a su condición normal. Agregó que los ojos del pescado tienen que presentar características como claridad, transparencia, ser brillantes y prominentes.

En relación a los mariscos, la autoridad dijo que la ciudadanía debe fijarse que los bivalvos se encuentren vivos y con sus valvas cerradas. “Si están levemente abiertas deben cerrarse al tocarlas; y su olor debe ser el característico, es decir, fresco y propio”, concluyó.