Calama a un paso de retomar las movilizaciones por demora del gobierno

Asamblea Ciudadana pide claridad y advierte que si constatan que anuncio del ejecutivo fue para desmovilizar a calameños “la situación podría agravarse”. “Somos respetuosos, pero no tontos”, dijo el alcalde Esteban Velásquez.

El alcalde de Calama Esteban Velásquez y la Asamblea Ciudadana manifestaron este martes en una declaración pública su “inquietud ante la ausencia de novedades respecto al proyecto Fondenor y Comunas Mineras”, que el gobierno anunció a través del ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, el pasado 16 de marzo, en respuesta a la demanda calameña de contar con recursos permanentes del cobre.

Por lo anterior, es que en la oportunidad pidieron al gobierno indicar con claridad la fecha en que el proyecto será presentado en el Parlamento y, del mismo modo, ser partícipes en la tramitación de la iniciativa legal, “para garantizar que lo solicitado por Calama esté realmente contenido en el proyecto”.
Igualmente demandan que “la iniciativa legal sea despachada con suma urgencia para evitar así que el clamor calameño se entrampe en una tramitación burocrática que puede terminar generando mayor malestar y desconfianza en la comunidad”.

Respetuosos pero no tontos

El alcalde Velásquez, quien es además líder de la asamblea, profundizó en el llamado, aseverando que si constatan que el anuncio de La Moneda fue para bajar la tensión en la llamada Tierra de Sol y Cobre, la situación “podría agravarse”.
“Han pasado ya 10 días del mes de abril y aún no tenemos ningún detalle de lo que se va a presentar, así que esperamos que el gobierno diga cuándo despachará (la iniciativa legal) y que le dé suma urgencia a este proyecto para no entender que se quiso desmovilizar a la ciudad de Calama”.

Publicidad

“El gobierno no puede estar jugando a la incógnita (…) a nosotros nos entra inquietud y desesperación”, apuntó Velásquez agregando que esta noche se reunirá la Asamblea Ciudadana y definirá un ultimátum, ya que de no haber novedades se retomarán las movilizaciones. “Nosotros somos respetuosos, pero no tontos”, concluyó el alcalde Velásquez.