La “Guerra de la Basura de Antofagasta”, extendida polémica por la puesta en marcha del relleno Sanitario Chaqueta Blanca, suma un nuevo capítulo. Un reportaje realizado por el diario electrónico El Mostrador, reveló los vínculos del exsenador Pablo Longueira prestando servicios de lobby a favor de la empresa Santa Marta, encargada de la construcción del relleno sanitario de “Chaqueta Blanca” en Antofagasta.

El citado medio tuvo acceso mediante el portal Chileleaks a diversos correos electrónicos que comprueban las intensas gestiones de lobby que ofreció el exsenador, en las que tomó contacto con los ministros Andrés Chadwick y Alfredo Moreno para favorecer a la empresa que preside su amigo Guillermo Ruiz, con el fin de lograr que el relleno sanitario Chaqueta Blanca en Antofagasta fuera una prioridad nacional.

Asimismo, indica que a pesar de que logró éxito en un comienzo, las obras inconclusas estipuladas en el contrato hicieron que la municipalidad de Antofagasta decidiera no otorgar los permisos para la utilización del recinto, transformándose así el municipio en un enemigo declarado de la empresa.

Publicidad

Un enfrentamiento en el que incluso se sospecha que un llamado con amenazas tuvo relación con el secuestro que denunció el director de Obras Municipales de la ciudad y que ahora está en poder de la Fiscalía.

CORREOS ELECTRÓNICOS

Los correos electrónicos revelan que al menos desde junio del año pasado y hasta diciembre de 2018, Longueira movió sus influencias en el Gobierno para destrabar el proyecto que se encuentra construido y en condiciones de funcionar. Pero una serie de disposiciones legales que exige la Municipalidad de Antofagasta lo mantienen paralizado hasta ahora.

El proyecto se construye a partir de fondos fiscales asignados por el Gobierno Regional (GORE) por un total de $ 4.061 millones. Sin embargo, a mediados del año pasado, se establecieron sobrecostos equivalentes a $2.434 millones que, a juicio de la empresa, debía absorberlos la municipalidad. Sin embargo, la Contraloría resolvió que esos gastos correspondían a la empresa. De esta manera, se explican los problemas que mantienen al proyecto sin posibilidad de operar y por el que se requirieron los servicios de Longueira.

Una muestra de ello es que el año pasado, los recicladores y representantes del movimiento No Más Quemas de Antofagasta, que aboga por el cierre del vertedero en el sector de La Chimba y en cuyo reemplazo se construye el relleno sanitario Chaqueta Blanca, protestaron cerrando el vertedero por el retraso del nuevo proyecto impulsado por Santa Marta.

Ese día Longueira recibió un correo de Rodolfo Bernstein informando que se habían enviado las cartas al GORE.

El correo a las 17:13 dice: “Pablo, cartas entregadas hoy”. Casi una hora después, Longueira responde con un “ok”. Pero dos minutos después, el gerente Bernstein escribe otro: “Me está llamando el intendente (Marco Antonio Díaz), debe ser por el cierre de La Chimba de hoy… en espera de la comunicación. Rodolfo”.

Captura de pantalla 2019-02-21 a la(s) 12.16.45

Tres días después, la asistente administrativa de Santa Marta, Evelyn Rodríguez, envía a Bernstein y a otros gerentes del consorcio un oficio de la Municipalidad de Antofagasta que reitera las exigencias al proyecto.

Bernstein envía entonces el oficio en otro correo a Longueira y le escribe: “Pablo, no hay caso con la DOM. Espero que con la gestión con el intendente podamos salir adelante”. Longueira responde: “Está claro que esa es la vía, lo estoy siguiendo por el Ministerio del Interior”.

Poco más de dos meses después, el tono de los correos indica que las gestiones de Longueira para destrabar el proyecto surtieron efecto. El 19 de octubre, Rodolfo Bernstein envía un nuevo correo a Longueira, en el que le reconoce el éxito de las gestiones del exsenador. Bernstein escribe: “Adjunto resolución de Seremi de Salud donde confirma permiso de funcionamiento y la construcción de la piscina [de lixiviados] en un plazo de 60 días. Veremos la bajada de la noticia del intendente la próxima semana”.

Longueira contesta con satisfacción: “Se acerca el final del túnel. Un abrazo

Sin embargo, la situación se complicaría luego, dado que la Dirección de Obras Municipales de Antofagasta insistió en sus reparos y negó los permisos de apertura. La abogada del Consorcio Santa Marta, María de Los Ángeles Coddou le indica en un correo a Longueira. “Pablo, justo conversé con Rodolfo del tema y le dije que nuestra única alternativa hoy, para torcer la mano de la municipalidad, es que se cierre la Chimba, así que suerte con el ¡cometido!”.

Longueira responde: “En eso estoy porque de lo contrario la M nos tendrá mucho tiempo parados”. (Con M, se referiría a la municipalidad).

El 19 de diciembre, Rodolfo Bernstein le informa a Longueira que siguen los problemas. A pesar de que la piscina de lixiviación fue aprobada por la Seremi de Salud. “El contrato ya está enredado, detenido y judicializado, tanto por las multas como por los pagos no recibidos y por los perjuicios económicos a la empresa. En mi opinión no debemos caer en su juego y lo mejor ,creo, es dejar las cosas como están, para resolver en Tribunales”.
Longueira responde que ha conversado con Guillermo Ruiz en términos similares. “Acordamos con GR en que nos concentraremos en abrir y el resto lo judicializaremos. Por lo tanto, todo bien y seguimos según lo planificado”.

Las gestiones del excoronel UDI Pablo Longueira habrían tenido sus resultados esperados, por cuanto el intendente Marco Antonio Díaz, militante RN, ordenó el cierre de La Chimba.

El reportaje de El Mostrador indica además que lo que no esperaban en Santa Marta, es que la Alcaldesa de Antofagasta decidiría no acatar el cierre del vertedero, lo que sería una declaración de guerra a la empresa Santa Marta.

Aún peor, desde la municipalidad se denunció una delicada situación: las amenazas y el posterior secuestro del director de Obras Municipales por desconocidos, quienes habrían hecho referencia al relleno sanitario de Santa Marta, hecho cuyos antecedentes están actualmente en poder de la Fiscalía de Antofagasta.