Exigen devolución de bienes públicos perdidos y nuevo modelo de gestión en Hospital Clínico Universidad de Antofagasta

Diversas reacciones en el mundo político y en la comunidad, generó el reportaje de Diario Antofagasta que dio a conocer la millonaria pérdida de equipos médicos e irregularidades detectadas por Contraloría durante el periodo 2015-2017, cuando se realizó la entrega del antiguo Hospital Regional de Antofagasta, para desarrollar el proyecto de Hospital Clínico de la UA.

Desaparición de equipos médicos, mal manejo de recursos públicos y pagos directos injustificados, entre otras irregularidades, son parte de los hallazgos de la auditoría del ente fiscalizador, que puso en tela de juicio el modelo de gestión del proyecto de Hospital Clínico y que encendió las alarmas de los diversos Consejeros Regionales tras revelarse que personeros de anterior gobierno regional, involucrados en la entrega del antiguo edificio a una corporación ligada a la universidad, como también familiares del Senador Pedro Araya, quien impulsó la iniciativa incluso frente a la ex Presidenta Michelle Bachelet, aparecen ahora dirigiendo o vinculados al proyecto.

RESPONSABILIDADES

En relación a este hecho, el Diputado regionalista Esteban Velásquez, cuestionó el poco cuidado por los bienes públicos que formaban parte del Hospital Regional, indicando que los funcionarios responsables deberán responder por el equipamiento perdido de su propio bolsillo de ser necesario.

Publicidad

Resulta inaceptable y muy reprochable el escaso y poco cuidado de los bienes públicos como la infraestructura, equipamiento de salud e incluso las dependencias y su entrega a la Universidad de Antofagasta. Se tienen que buscar los responsables y si tienen que asumir los costos económicos deben hacerlo“, señaló el parlamentario.

Asimismo, indicó que este hecho deja de manifiesto la necesidad de generar mecanismos para que aquellos que asuman cargos públicos respondan por posibles pérdidas que ocasionen sus gestiones al patrimonio público.

Revisaremos legislatura, me parece que quienes accedan a cargos como Directores de Salud, Direcciones Públicas, Seremis y cargos en general, en todas las áreas, deben tener que algun tipo de responsabilidad, como dejar boletas de garantía antes de asumir algún tipo de cargo, porque lo que hoy día se ve, es que quedan muchos descalabros, pero terminan los periodos gubernamentales y los directivos se van de sus funciones, se van de sus cargos y nadie paga. Eso no puede ser porque son recursos públicos“, enfatizó Velásquez.

MODELO DE GESTIÓN

Una preocupación que es compartida por la Diputada del Partido Radical, Marcela Hernando, quien manifestó que hechos como la pérdida de equipamiento detectada por la Contraloría revelan que “hay una responsabilidad administrativa tanto del anterior gobierno como del actual. Día a día se siguen produciendo perdidas y desperfectos“, señaló.

Al respecto, la Diputada manifestó que algunas de las empresas de seguridad del antiguo Hospital de Antofagasta “dieron cuenta de robos mientras se producía el traslado, como de personas que entraban y salían sin control“.

Otro punto al que se refirió la Diputada Hernando, dice relación con la necesidad de que se revise y se cambie el modelo de gestión del proyecto del Hospital Clínico, con el fin de hacerlo viable, además de garantizar atención pública a todos los usuarios, sean alumnos y funcionarios de la universidad o no, considerando que los bienes del edificio y su equipamiento fueron financiados con recursos públicos, pero el Hospital Clínico funcionaría de manera similar a una clínica privada.

El modelo de gestión de ese establecimiento está objetado, porque el Estado no puede traspasar infraestructura pública a un privado, para que realice acciones de privadoLa Universidad de Antofagasta debe modificar el modelo de gestión de tal manera que el Hospital beneficie a la comunidad, ya sea con convenios u otros mecanismos para garantizar la atención a todos, pero así como piensan hacerlo, como una clínica privada, no es posible“, concluyó la Diputada Marcela Hernando.