Una historia de amor y fe: El origen de “La Tirana”, la fiesta religiosa más grande de Chile

Cada año en la Pampa del Tamarugal, se desarrolla la fiesta religiosa más grande de Chile, donde miles de personas entre bailes y cantos conmemoran a la Virgen del Carmen en La Tirana. El pueblo de La Tirana está emplazado en plena Pampa del Tamarugal, cerca de 80 kilómetros. de la ciudad de Iquique es un pequeño poblado que alberga a una pequeña cantidad de habitantes, lo que cambia considerablemente durante la semana de las celebraciones, cuando aumenta unos 250 mil peregrinos provenientes de todo Chile que acuden para cada 16 de julio.

¿De donde se origina la fiesta de La Tirana?

Según cuenta la leyenda recogida y popularizada por el historiador ariqueño Rómulo Cúneo Vidal, en el norte de Chile existió una princesa inca, que escapando de los españoles se refugió en un oasis cerca del actual pueblo de Pica.  La princesa Ñusta Huilac de solo 23 años se convirtió en una líder militar inca temida y respetada por sus enemigos, los cuales le llamaban la “Tirana”.

Publicidad

Pero todo cambiaría cuando llegó Vasco de Almeida, un expedicionario portugués que enamoró a la princesa, haciendo que ella cambiara de pensamiento, introducéndola al catolicismo. Ambos vivieron juntos en la Pampa del Tamarugal una historia de amor, hasta que su relación fue descubierta y fueron condenados a muerte. Antes de morir Almeida pidió a la princesa que se entregara en bautismo, para así permanecer unidos en la eternidad.

En 1530 pasaba por el pueblo de “La Tirana” el fraile Antonio Rendón, encontrando una cruz de madera que apareció en el lugar donde la pareja fue asesinada por una lluvia de flechas. Como forma de homenajear a estos jóvenes, se construye en el lugar una capilla bajo el nombre de “Nuestra Señora del Carmen de La Tirana”.

Es así como todos los años, los días previos y posteriores al 16 de julio,  la Pampa del Tamarugal se llena de color  con más  200 agrupaciones de bailes provenientes de Iquique, Alto Hospicio, Pozo Almonte, Calama, Tocopilla, Antofagasta, María Elena, entre otras que presentan su devoción a la santa patrona de Chile.

Para Rivaldo Hernandez, danzante de la agrupación Siervo del Señor, “La tirana es una fiesta super importante demasiado esperada ya que es un tradición familia, es algo super emotivo poder prepararse cada año haciendo actividades para poder comprarse trajes y estar ahí cumpliendo con ella por las  distintas mandas o lo que uno le va prometiendo a la chinita (Nombre con el que se conoce en la zona a la Vírgen del Carmen)

Cuenta además que es la fe lo que justifica todo sacrificio para llegar al templo.

“Muchas veces no se hace algo fácil ya que se presentan distintos inconvenientes pero con la fe uno llega con más ganas de querer venerar a la virgen de las distintas formas que hay como los de bailes o caminar desde la entrada del pueblo entre otras. Cada vez que se acerca la fecha es algo inexplicable por que sabes que todo sacrificio quedará atrás y estas a solo días de poder estar en el pueblo que uno tanto ama”, cuenta Rivaldo.