Luego de 9 años logró justicia: Corte Suprema ordena indemnizar a joven abogada por negligencia médica en la Clínica Antofagasta

Operación por apendicitis a la víctima, entonces de 22 años, fue retrasada hasta que sus padres entregaran un cheque en garantía. Luego, el médico tratante Juan Balart no detectó que la afección ya había pasado a peritonitis, lo que causó que tras la cirugía su estado empeorara y debiera ser sometida a otras tres operaciones, además de utilizar una sonda durante meses. Facultativo deberá pagar 41 millones de pesos.

La fallida intervención del médico Juan Balart se realizó en la Clínica Antofagasta.

La Corte Suprema de Justicia dictó un fallo que condena al doctor Juan Balart Vasconcellos por negligencia médica en una intervención abdominal, que causó graves daños a una paciente a quien tendrá que pagar $41.219.964 por “daño emergente” y “daño moral”.

Luego de que la Corte de Apelaciones de Antofagasta confirmara el fallo realizado por el Segundo Juzgado Civil, la parte demandada presentó un Recurso de Casación en contra de la sentencia, recurso que fue rechazado por la Corte Suprema.

Tras años de batalla legal, finalmente el máximo tribunal de justicia confirmó que “el demandado no procedió con la urgencia que imponía una apendicitis aguda” además de omitir la toma de muestras de líquido seropurulento de la peritonitis y el drenaje correspondiente.

Publicidad

Negligencia

En septiembre de 2011, Paula Zuleta se dirigió a la Clínica La Portada, que no contaba con camas disponibles por lo que fue derivada a la Clínica Antofagasta, debido a que presentaba una apendicitis aguda. Al llegar, la víctima cuenta que no fue atendida inmediatamente porque no contaba con un cheque de garantía, por lo que debió esperar hasta que llegaran sus padres desde Calama con él. Luego de la espera, Paula fue intervenida por el doctor Juan Balart, uno de los fundadores de la Clínica Antofagasta y quien figura como Representante Legal del Centro Médico Baquedano, ligado a la clínica . 

El problema se presentó cuando el doctor no dejó un drenaje en la paciente. Esto era necesario porque la apendicitis aguda que había en un principio, se había transformado en peritonitis. 

“La omisión de él fue no haberme dejado drenaje, siendo que a mí se me había reventado la apéndice. Al no dejarme el drenaje, quedó toda la infección dentro mío y me dio de alta” cuenta Paula.

Poco tiempo después, presentando molestias, vuelve donde el profesional, el cual la somete a otra intervención que terminó empeorando la situación. Paula tuvo que dirigirse a otra clínica, donde le informaron que “lamentablemente tenía una peritonitis, que tenía una septicemia y que se había perforado mi recto y que me iban a poner una bolsa colostomía” relata la víctima a El Diario de Antofagasta. 

Luego de dirigirse a la ciudad de Santiago para tratar con otro especialista y tras varios meses de recuperación utilizando una sonda, sometiéndose a tres cirugías en el proceso, Paula inició el proceso judicial en contra de Juan Balart en el año 2015. “Yo como abogada, decidí seguir adelante y ahí vino un proceso de doble victimización”. Junto con sus mejores amigos de la universidad, Zuleta decidió iniciar este proceso, donde tuvo que lidiar con la lentitud del sistema y el desgaste que este conlleva. 

Después de 9 años, Paula se siente tranquila y aliviada de poner punto final. Además dice sentirse alegre de que haya sido un fallo unánime por parte de los jueces, da gracias a sus amigos que la ayudaron y apoyaron en todo el proceso.

Respecto a la respuesta de la Corte Suprema dice que “está dentro de la línea de lo que esperábamos”. Por otro lado, se refiere a los largos tiempos que demoran los procesos judiciales “urge una modificación, los procesos civiles no pueden demorar tanto tiempo, o sea de qué justicia me están hablando. Ahora tengo 33 años, de qué me sirve que el médico pague ahora” .