Los “viejos estandartes” de la política que podrían aterrizar en la Municipalidad de Antofagasta

Alcalde Suplente Ignacio Pozo se encuentra realizando la tarea de armar un equipo de confianza, con lo cual funcionarios cercanos a Karen Rojo como Arturo Molina o Edwin Calle estarían finalizando sus periodos. No obstante, el problema surge respecto a quiénes ocuparán esas plazas. Algunos sectores se encuentran presionando para que antiguas figuras de la política lleguen al municipio en lugar de profesionales con méritos y capacidades fuera de los partidos.

Jaime Araya (PPD), hermano del Senador Pedro Araya (PPD) en la foto, es uno de los nombres que podría llegar al municipio por solicitud de la concejala Doris Navarro (PPD).

Cuando ya se cumplen algunos días desde que asumiera Ignacio Pozo (PR) como Alcalde de Antofagasta, comienzan las presiones de algunos sectores buscando que se produzca lo que la inmensa mayoría de los habitantes de la ciudad no quiere para la casa consistorial: Cuoteos políticos en cargos claves.

El Alcalde Suplente Ignacio Pozo ha indicado en entrevista con este diario que el trabajo colectivo y con todos los sectores políticos será el sello de su gestión, como también considera que deben realizarse cambios.

En este sentido, la contratación del abogado Marcelo Encina como asesor jurídico, quien es el Presidente del Partido Radical en Antofagasta, da cuenta de lo que vendría a ser la instalación de ese partido político en el municipio dada la cercanía de ideas y proyecto con el Alcalde Pozo.

Publicidad

Cambios que son considerados entendibles desde los funcionarios de la Municipalidad y la propia comunidad, atendiendo que el nuevo Alcalde debe contar con un equipo de su confianza como recambio de personeros de confianza y cercanos a Karen Rojo.

Es así como funcionarios de confianza de Karen Rojo ya estarían viviendo sus últimos momentos en sus cargos, como el caso del ex Intendente Arturo Molina (DC) y Edwin Calle en la CMDS y también se está sondeando la realización de cambio de directivos en la Municipalidad, siendo ya casi un hecho la salida de Claudia Meneses (UDI) como Administradora Municipal y también se estaría evaluando la continuidad de Ignacio Leon (Evopoli) en la Dirección de Desarrollo Comunitario.

Lo que no parece ser tan entendible es que esos cupos pudieran ser llenados con políticos designados por partidos políticos de la ex concertación antes que profesionales de confianza de Ignacio Pozo y que se recurra así al tradicional cuoteo con que este sector, tal como Chile Vamos, acostumbra a utilizar para gobernar y designar los cargos, alejando a las instituciones de los ciudadanos y causándoles descrédito, por convertir a los partidos políticos en agencias de empleo de las instituciones.

Durante el pasado viernes se produjo una reunión entre Ignacio Pozo y la Diputada Marcela Hernando (PR), a la que se sumaron los concejales Doris Navarro (PPD); Gonzalo Dantagnan (DC); Wilson Díaz (PS); Camilo Kong (CS) y Luis Aguilera (RN).

Una instancia donde según la parlamentaria “el Alcalde Pozo tiene la mejor disposición, además la tremenda oportunidad de trabajar con un concejo de profesionales que quieren ayudarlo“.

Es así que ya comienzan a sonar nombres que podrían ingresar al municipio. Entre ellos, el del hermano del Senador Pedro Araya (PPD), cercano a Guido Guirardi (PPD) el ex concejal Jaime Araya (PPD).

Este último político se ha visto muy cuestionado por las boletas que emitió a la empresa SQM, controlada por el ex yerno de Augusto Pinochet Augusto Ponce Lerou y que estuvo bajo la lupa de la fiscalía por financiamiento ilegal de su campaña política, alcanzando una salida alternativa con la que evitó ir a juicio.

Además, se vio vinculado al escándalo de la desaparición de equipos médicos de alto costo en el traspaso del edificio del antiguo Hospital de Antofagasta a la Universidad de Antofagasta y la contratación con elevados “sueldos fantasma” de sus cercanos, donde personeros cercanos a su figura e incluso familiares percibieron millonarias remuneraciones en periodo de campaña y luego recibieron una millonaria indemnización pagada por la universidad en un juicio por tutela laboral, donde Araya también percibió honorarios como abogado de estos funcionarios, tal como informó este diario.

Una eventual contratación en donde la opinión de la concejala Doris Navarro (PPD), quien desea si o si la llegada de este personero de su partido al municipio, estaría moviendo sus fichas para presionar al Alcalde Ignacio Pozo. La movida de este sector político es instalar la idea de que habrían resultado “perjudicados” tras la elección de Ignacio Pozo en desmedro de la figura de Navarro, con lo cual la posibilidad de designar a dedo a sus cercanos en el municipio vendría a ser una suerte de “compensación” por ese voto.

Un hecho que de producirse, volverá a instalar la pregunta que se hacen los vecinos de Antofagasta: ¿No hay suficientes profesionales de carrera capaces y con méritos en la comuna fuera de los partidos políticos o se optará por no buscarlos y volver a la vieja política de las designaciones a dedo? La respuesta la conoceremos en los próximos días.