El lobo cebado: Lobos marinos alimentados por el hombre en Antofagasta

La especie podría convertirse en un peligro inminente, según afirmó Carlos Guerra, director del Centro Regional de Estudio y Educación Ambiental (CREA), quien asegura que este fenómeno se produce debido al "interés de las personas en que estos animales sean como una atracción”.

Creditos: La Tercera

En el terminal pesquero de Antofagasta existe una concentración de lobos marinos que son una postal recurrente en el sector y un atractivo para el transeúnte. Sin embargo, estos generarían un peligro para las personas y otras especies.

Blanca (55), trabajadora del terminal, afirma que la presencia de esta especie en el lugar es debido al alimento que reciben por parte de los empleados de la caleta. En este ámbito, otros trabajadores de la zona como Jesús Guerra (83) del local 6, comenta que, si bien esta alimentación es llevada a cabo, “se debe tener cuidado al hacerlo porque existen entes fiscalizadores en la zona que pueden multar a quien lo haga”.

LOBO CEBADO

Publicidad

A pesar del atractivo que esto puede significar para la zona, es un peligro inminente según lo afirma Carlos Guerra, director del Centro Regional de Estudio y Educación Ambiental (CREA), quien asegura que este fenómeno se produce debido al “interés de las personas en que estos animales sean como una atracción, lo que hace que el lobo marino sea alimentado por humanos y pase a ser denominado como Lobo cebado

Según el biólogo, el lobo cebado es el resultado del efecto del hombre sobre la especie al facilitarle comida, provocando que se queden en el lugar esperando por ella y pasen largos momentos de hambruna. Es en estos momentos donde su comportamiento se torna más agresivo y peligroso, llegando a atacar aves, las redes de pesca artesanal e incluso personas cuando están en la calle. 

De esta manera, se deja en claro que no solamente la fauna corre peligro a raíz de la presencia de esta especie, sino también la pesca artesanal y los transeúntes, lo que se torna peor considerando lo común que es ver a estos animales en la vía pública y a personas en sus cercanías observándolos o tomándoles fotografías.

Por su parte, desde el Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA) informan que, si bien no hay una prohibición como tal de alimentar animales salvajes, sí existe una prohibición de acercarse a menos de 50 metros con riesgo a multa. En caso de necesitar remover a los ejemplares de la calle, se debe acudir a SERNAPESCA o Carabineros de Chile para que lleven a cabo esta acción.