Atención antofagastinos: Estamos acelerando la extinción de nuestra fauna

"Modificamos su entorno y hacemos que esa especie no sea capaz de sobrevivir", expuso Carlos Guerra, director de CREA

La región de Antofagasta posee ecosistemas únicos que permiten el desarrollo y proliferación de especies nativas de la zona norte, sin embargo, el cambio climático sumado a la intervención humana, ha hecho que el proceso de extinción de animales como el Gaviotín Chico, Ballena Azul o Caracol de la Chimba se haya acelerado.

Entre las especies más afectadas por esto, se encuentran cetáceos; como la Ballena Sei o la Ballena Fin, las cuales, según la categorización del Ministerio del Medio Ambiente, se encuentran actualmente en peligro crítico de extinción. Suceso que coincide con las constantes y lamentables varazones de ballenas en las costas de Mejillones, cuyo número asciende a cinco en los últimos ocho meses.

Dentro de las especies que se encuentran en peligro, podemos ver:

Publicidad
  • Ballena azul
  • Playero Ártico
  • Gaviotín Chico
  • Delfín Nariz de Botella, entre otros.

Mientras que en peligro crítico encontramos:

  • Ballena Rorcual
  • Ballena Fin
  • Tortuga Laud
  • Tortuga Boba
  • Chinchilla de Cola Corta, entre otros.
"Modificamos su entorno y hacemos que esa especie no sea capaz de sobrevivir", expuso Carlos Guerra, director de CREA
Créditos: Chinchilla de cola corta, Nicolás Lagos – MMA

Según Carlos Guerra, director del Centro Regional de Estudios y Educación Ambiental CREA, las especies animales, tienen tendencia a pasar por procesos de extinción, “la extinción es un fenómeno inherente a la evolución de las especies en el planeta (…) todas pueden estar sujetas a proceso de extinción natural, porque la vida es dinámica, pero también se pueden formar nuevas especies”.

Pese a esto, asegura que el factor humano ha afectado de sobremanera el proceso natural, acelerándolo y poniendo en más riesgo a especies que no tienen registro de vulnerabilidad. “Tenemos una capacidad infinita de crear y de destruir, porque cuando se hace daño a la naturaleza, aceleramos los procesos de extinción de especies que quizás pueden vivir millones de años y que por alguna actividad humana modificamos su entorno y hacemos que esa especie no sea capaz de sobrevivir en esas condiciones”.

Créditos: Gaviota Garuma, Pío Marshall.

Tal como ocurre con la Gaviota Garuma, la cual se encuentra actualmente en una categoría de vulnerable, “sabemos que la garuma nidifica en el desierto, donde hay actividad minera, hay exploración y asentación de campamentos mineros, también muchos vehículos que van a jeepear o buscar minerales. (…) si bien hay hartas, están en una posición de vulnerabilidad y si se continúa el desarrollo de la actividad minera especialmente, sin tomar medidas de protección en las nidificaciones de las Garumas, vamos a pasar de vulnerables a una categoría de peligro”.

Por ello, el llamado es a informarse y educar a la comunidad, “para que las personas cuiden y amen la naturaleza, primero tienen que conocerlos. El llamado es a que se informen y lean para poder dar solución a este fenómeno”, concluyó Guerra.