Condenan a tres funcionarios en retiro de la PDI por crímenes durante la dictadura en Tocopilla

Osvaldo Carmona Otero, Sergio Méndez Henríquez y Ricardo Jilberto Gómez Centella, fueron condenados a 15 años y un día de presidio por su responsabilidad en los delitos de homicidio calificado.

El Ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones a los Derechos Humanos de las Corte de Apelaciones de Arica, Iquique, Antofagasta, Copiapó y La Serena, Vicente Hormazábal Abarzúa condenó a tres funcionarios en retiro de la Policía de Investigaciones por su responsabilidad en los homicidios calificados de René Paredes Cortínez y Vindo Fidel Valdés Morales, ocurridos el 7 de octubre de 1973 en la comuna de Tocopilla.

Según lo señalado en el fallo, el magistrado condenó a Osvaldo Carmona Otero, Sergio Méndez Henríquez y Ricardo Jilberto Gómez Centella a 15 años y un día de presidio por su responsabilidad en los delitos señalados y los sentenció a las penas accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos e inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena, y al pago de las costas de la causa.

Asimismo, el ministro en visita absolvió en esta causa al acusado Luciano Astete Almendras.

Publicidad

En la etapa de investigación de la causa, el ministro Hormazábal Abarzúa logró establecer los siguientes hechos:

A.- Que, las víctimas Vino Fidel Valdés Morales y René Paredes Cortínez fueron detenidas el día 06 de octubre de 1973 por personal de la Inspectoría de Tocopilla, siendo trasladadas al cuartel policial, ubicado en la intersección de las calles Arturo Prat y Sargento Aldea de la ciudad de Tocopilla.

B.- Que, las víctimas de autos permanecieron al interior de la Inspectoría de Tocopilla hasta el día 7 de octubre de 1973 y durante la noche de ese día, los funcionarios de dicha Inspectoría les dieron muerte con múltiples heridas a bala, más de 30 cada uno.

C.- Que, posteriormente, fueron llevados al Hospital de Tocopilla, indicando algunos hechores que se vieron obligados a disparar ya que las víctimas habían pretendido darse a la fuga infraccionando las disposiciones al toque de queda. En dicho lugar, el médico Horacio Castillo Hidalgo certificó la muerte de las víctimas, detallando que la causa de muerte de René Paredes Cortínez fue “Inundación pleuro-pulmonar múltiples heridas penetrantes a bala”, mientras que la causa de muerte de Vino Valdés Morales fue “Ruptura cardiaca, heridas múltiples a bala”.