¡Final Feliz!: Cerditos que cayeron de camión camino al matadero ya se encuentran en Santuario Igualdad

El traslado hasta el refugio no se vio exento de problemáticas, ya que los animales mantienen un gran trauma para volver a subir a un vehículo o ser sujetados. Sin embargo, hoy gozan de todo el cariño en el refugio de animales.

Un final feliz para los dos cerditos que cayeron de un camión en pleno centro de Maipú, cuando eran trasladados al matadero junto a varios ejemplares más que no corrieron la misma suerte. El lamentable hecho quedó expuesto el pasado miércoles, cuando transeúntes que caminaban por el sector se percataron de un camión estacionado a pleno sol que mantenía animales vivos en su interior.

Dentro del descontento de la gente y su esfuerzo por liberar a los cerditos que se encontraban en pésimas condiciones, dos de ellos cayeron del vehículo al momento de la llegada del conductor, quien al ser increpado por los presentes, intentó escapar velozmente del lugar para continuar su recorrido.

TRASLADO

Publicidad

Si bien el escenario común que viven estos animales es despiadado y crudo, lo sucedido sirvió para generar conciencia en la comunidad, además de lograr cambiar el destino de los dos cerdos que lograron escapar, ya que la mañana del sábado 06 de noviembre se concretó el traslado del par, desde la granja municipal de Maipú hasta Santuario Igualdad.

Según informaron desde el mismo refugio, para hacerlo posible se debió contar con un especialista en sedación, así como también un remolque bajo, para evitar revivir el trauma que ambos ejemplares vivieron anteriormente. Señalando que “Cuando llegó la hora de subirlos a nuestro vehículo, los cerditos no pudieron sino revivir el trauma que les significó toda su historia. Intentamos con premios de comida y con arneses de cuerda, pero los cerditos quedaron con una verdadera fobia a la sujeción, a estar atrapados y a ser subidos a un transporte“.

SANTUARIO

De momento se encontrarán en cuarentena, con todos los cuidados necesarios, alimentación y cariño, para que posteriormente puedan experimentar la vida plena que merecen y cuenten con una nueva oportunidad para confiar en los humanos, pudiendo convivir con más animales de granja rescatados; como cabritos, cerdos, vacas, gallinas, entre otros más.