13.6 C
Antofagasta
Viernes 19 de Agosto del 2022 22:11

La tragedia de Taltal: Formalizan a gerentes de Tur Bus por accidente que costó la vida de 21 personas

Jefe de la Zona Norte y el Gerente de Mantenimiento de la empresa Tur Bus fueron formalizados por cuasidelito de homicidio, lesiones gravísimas, lesiones graves y menos graves, luego que los peritajes revelaran que una falla mecánica en los frenos del bus por deficiente mantención, terminara provocando una tragedia que conmocionó a Taltal, la región y el país, poniendo además de relieve la alta peligrosidad y falta de conectividad en las rutas de la región de Antofagasta.

Lea también:

El Diario de Antofagasta
El Diario de Antofagasta
Noticias de Verdad. DiarioAntofagasta.cl es el medio digital más leído de la región minera de Chile. Noticias, entrevistas, reportajes, fotos, videos, opinión y contenido de Antofagasta, Calama, San Pedro de Atacama, Tocopilla, Mejillones, Taltal.

Eran las 22:55 horas del 1 de diciembre del año 2019, cuando la ciudad de Taltal, puerto ubicado al sur de la región de Antofagasta, sufrió una de las peores tragedias de su historia reciente.

Un total de 21 personas perdieron la vida, luego que un bus de la empresa Tur Bus desbarrancara en el sector de la cuesta Paposo, enlutando a la ciudad, la región y el país.

Luego de más de dos años de ocurrido el accidente y tras una extensa investigación encabezada por el Fiscal Adjunto del Ministerio Público, Ricardo Castro Lillo, este 30 de junio fueron formalizados ante el Juzgado de Letras y Garantía de Taltal el Jefe de Zona Norte de la empresa Tur Bus, Mario Tapia, y el Gerente de Mantenimiento, Víctor Brito, acusados del delito de cuasidelito de homicidio, lesiones gravísimas, lesiones graves y menos graves.

Según indican los peritajes realizados por la SIAT de Carabineros, el Dictuc de la Universidad Católica y una empresa brasileña, el bus presentaba deficiencias en sus mantenciones. Una omisión que resultó ser decisiva para que los frenos de la máquina no respondieran esa noche.

Testigos y sobrevivientes recuerdan que minutos antes de producirse el accidente, el auxiliar del bus les informó que presentaban desperfectos en los frenos y les pidió que se colocaran sus cinturones.

Tenemos un problema. Vamos sin frenos y nos vamos a estrellar”, dijo el auxiliar.

Era el camino a la muerte en ese minuto”, recuerda uno de los sobrevivientes, quien junto a su compañero de asiento apretaron sus cinturones y se prepararon para lo peor.

De acuerdo al Ministerio Público, el bus se desplazaba inicialmente a 66 kilómetros por hora, en zona de pendiente descendente de 9%, por lo que el conductor activó el sistema de freno de servicio, por haber dejado de funcionar el sistema de retardador de la caja de cambios.

Poco después el bus llegó a alta velocidad la zona de curvas más cerradas de la cuesta en la ruta B-710 (que debe ser tomada a 30 kilómetros por hora) impactando con una barrera de cemento que nada hizo por detenerlo, salió de la ruta a 152 kilómetros por hora según los informes, volcó y cayó más de 20 metros a un barranco, que está separado de la carretera por unas frágiles barreras de contención.

La máquina dio vueltas y terminó deteniéndose completamente invertida, comprimiendo el segundo piso donde viajaban la mayor parte de los pasajeros. Fue en esa escena que muchos pasajeros perdieron la vida, mientras que sobrevivientes debieron salir como pudieron de los fierros retorcidos para buscar ayuda en Paposo, ya que el lugar no cuenta con señal de telefonía celular. 21 muertos, incluyendo al conductor, además de 21 heridos, fue el desenlace final.

Frente a este tema Marcelo Osorio, abogado de cinco de los sobrevivientes de la tragedia, que resultaron gravemente heridos, comentó que el principal objetivo de las familias es “encontrar la responsabilidad de por qué falló el bus. El auxiliar les avisa a los pasajeros que van sin frenos, les dice ‘pónganse el cinturón’, todos antecedentes que indican que el accidente obedeció a una falla mecánica y no una falla humana del conductor, quien además resultó fallecido“.

Familiares de las víctimas acudiendo al lugar del accidente para conmemorar a los fallecidos y exigir justicia.

CONECTIVIDAD EN RUTAS DE ANTOFAGASTA

Además del dolor de las víctimas y sus familiares que esperan justicia y mejoras en los protocolos de las empresas de transportes para prevenir accidentes, este caso abre otra arista además, que es la alta peligrosidad y falta de conectividad en las rutas de la región de Antofagasta.

En este sentido, el abogado querellante indica que luego del accidente, “las medidas en ese sector son de maquillaje. Colocan una baranda, una pista de frenado, pero la pendiente es la misma. No se consideran otras medidas como la ruta costera entre Antofagasta y Taltal. ¿Cuántas personas de Taltal deben seguir muriendo?“, se pregunta.

Por el momento, los habitantes de Taltal siguen obligados a desplazarse por la ruta altamente peligrosa y la posibilidad de nuevos accidentes trágicos permanece latente.

- Publicidad -

EN PORTADA