Juicio por femicidio en Antofagasta: Los impactantes testimonios de la mamá y la pareja de Karen Wilson

karen-wilson

El lunes 30 de octubre se reanuda el juicio por el delito de femicidio de la profesora de biología, Karen Andrea Wilson Barragán de 31 años, crimen que se imputa a su conyuge R.O.H.A de 37 años, y padre de los dos hijos común de 6 y 4 años.

Se trata de un crimen que causó profunda conmoción en Antofagasta, por cuanto no conforme con el asesinato, el sujeto recorrió la ciudad con ella durante cinco horas. Pasadas la una de la madrugada, el sujeto se entregó a carabineros, asumiendo el crimen.

Publicidad

En la sesión de este último jueves declararon policías de la Brigada de Homicidios de la PDI que intervinieron en las investigaciones, así como también la madre de la víctima, quién dijo sentirse “abrumada, por no haber podido escuchar el grito de ayuda que pedía su hija”.

Manifestó que la última vez que la vio fue un día antes de los hechos, ocasión en que la visitó en el domicilio de Costa Laguna. Agregó que su hija, que se había ido de su casa al domicilio de una tía, había vuelto al hogar conyugal, con el propósito de recoger la ropa de colegio, ya que el día 2 de marzo los niños regresaban a clases.

Asimismo, añadió que “hacía varios meses que su hija se encontraba muy infeliz en el matrimonio atendido que el imputado era posesivo e intrusivo” y constantemente estaba vigilando a su hija, la cual se estaba sintiendo asfixiada.

Agregó que sabía que su hija estaba haciendo los trámites para divorciarse y que había conversado esto muchas veces con su esposo, el cual a veces se mostraba comprensivo y otras irascible.

Dijo también que su hija le comentó que había iniciado una nueva relación con un antiguo compañero de universidad, al que conoció mientras este estudiaba derecho.

Mural en memoria a Karen Wilson
Mural en memoria a Karen Wilson

En el juicio el profesional y nueva pareja de Karen Wilson, dijo que reencontró a Karen, cuando esta, junto a su madre, llegó hasta su oficina de abogados, para solicitar asesoría para un divorcio. Posteriormente él se cambió de trabajo y la derivó a un colega, quién efectivamente la asesoró para que iniciara el cese de convivencia. Definió a Karen como “una mujer muy linda, muy sería y querendona de su familia”. De hecho “soportó muchos malos ratos por los hijos”.

Pero ahora que habían iniciado la relación, ambos estaban esperanzados en formar una familia. Sostuvo que vio a Karen por última vez el 2 de marzo del 2016, día de los hechos, ya que esa mañana concurrieron a un especialista ya que ambos querían tener hijos una vez que pudieran iniciar la vida en común.

Agregó que los resultados de dichos exámenes que evidenciaban que ambos estaban aptos para engendrar hijos, salieron dos días después que la joven falleció.

Asimismo el testigo se refirió a un episodio ocurrido en febrero del 2016, oportunidad en que cerca de medianoche, el imputado le hizo insistentes llamados a su teléfono celular, los cuales quedaron registrados en su tráfico de llamadas, documentos que fueron exhibidos en el juicio.

Sostuvo que la muerte de su pareja resultó una experiencia traumática por lo que ha sido necesario tener asistencia psiquiátrica y psicológica.