En solo ideas se continua quedando el famoso primer “Tren Urbano” de Antofagasta, anunciado por la alcaldesa Karen Rojo hace ya más de un año. Esto es debido, según la mandataria, al poco interés que tiene el gobierno por mejorar el sistema de transportes en Antofagasta y priorizar otras regiones más centralizadas del país.

La alcaldesa manifestó su descontento ante lo que calificó como “una muestra más de la postergación que sufrimos en el norte”, respecto del anuncio realizado por el Gobierno sobre la construcción de un tren mixto entre Santiago y Valparaíso que se contrapone al escaso interés de avanzar en el proyecto que modernice el sistema de transporte masivo para Antofagasta.

La autoridad comunal expresó que “Es inexplicable que nuevamente Antofagasta quede desplazada en temas de conectividad y transporte. Necesitamos contar con un moderno sistema de transporte masivo que beneficie a nuestros vecinos de la comuna y la región. Esperamos que la capital minera del país, la que genera el mayor ingreso económico a Chile sea prioridad en un nuevo anuncio de gobierno”.

Publicidad

“Nos alegramos por Valparaíso y San Antonio que serán los mayores beneficiados, pero Antofagasta también es Chile y no veo mayor voluntad del gobierno de avanzar en este tema”.

Avances en el proyecto

Precisamente el municipio instaló este año una mesa técnico-social para avanzar en el proyecto de un nuevo transporte masivo parta la comuna, encabezado por la Alcaldesa Karen Rojo, y en la que participa la Cámara de la Construcción, Cámara de Comercio, Servicios y Turismo, Ferrocarril, Colegio de Arquitectos, entre otros actores relevantes y cuyo objetivo es convertir al actual sistema de transporte público en un plan integral de conectividad que complemente de manera adecuada los servicios que la componen como los taxibuses y taxicolectivos.

Actualmente esta mesa está trabajando en el desarrollo de un comité técnico que desarrolle la estrategia que permita contar con este anhelado proyecto, que de manera preliminar se ejecutaría en la franja existente del ferrocarril.

Cabe recordar que este proyecto ha sido cuestionado en varias ocasiones, por temas de inviabilidad técnica, los elevados costos y la limitada relevancia que tenía el proyecto en comparación a otros temas en la región, que según parlamentarios, merecen mayor prioridad. Por otro lado, el soñado tranvía también ha tenido adherentes políticos como la ministra de Transportes, Gloria Hutt, que avalan el proyecto y su posterior materialización, razón por la que hoy en día el proyecto continúa desarrollándose, aunque de manera sutil.