La polémica por la poca transparencia de las asesorías externas de los parlamentarios sigue dando que hablar, especialmente luego de que Chile Transparente realizara un estudio respecto a cuántos parlamentarios concretaron la voluntad, manifestada a mediados de año, de publicar el contenido íntegro de los trabajos contratados.

Se trata de millonarios recursos aportados por todos los ciudadanos que costaron al Senado $4.377 millones, sólo entre 2015 y 2016, pero poco se sabe de su utilización, ya que los Senadores solamente publican el nombre del autor, la materia y el precio, pero en muy pocos casos el contenido, información que se conoce precisamente cuando el pago de asesorías por parte de políticos se encuentra en la mira luego que en el marco del denominado Caso Ascar  -donde se investiga mal uso de recursos públicos en el Sename- el ex Ministro y Senador por Antofagasta, José Antonio Gómez, reveló que incluso hubo pagos millonarios por una presentación en Power Point.

Según informó el diario La Segunda, la revisión se realizó en base a información publicada en el sitio del Senado al 5 de octubre y se acotó en el período 2015-2016. Un sondeo que arrojó que, entre esos años, los senadores contrataron 1.645 informes, de los cuales habían publicado, al 5 de octubre, solamente un 12,5%, mientras que los comités contrataron 1.166 y publicaron el 11,5%.

Publicidad

Ante esto, y en medio de una investigación por presunto fraude al Fisco, el ex fiscal Carlos Gajardo instó a que el Ministerio Público “exija la entrega forzada de esas supuestas asesorías”.

ARAYA Y GUILLIER POCO TRANSPARENTES

A nivel regional, los representantes de la zona, Senadores Pedro Araya (Ind. ex DC) y Alejandro Guillier (Ind.), figuran entre los menos transparentes del Senado, de acuerdo a la investigación desarrollada por Chile Transparente.

En el caso del ex candidato presidencial de la Nueva Mayoría, se contrataron 48 asesorías externas durante el periodo investigado, pero solo se publicó el contenido de una de ellas, correspondiendo por lo tanto solo un 2,1% de cumplimiento.

Peor aún es el caso del Senador Pedro Araya, que registra un total de 9 contrataciones de asesorías externas, pero no se publica el contenido de ninguna de ellas, registrando un 0% de cumplimiento.

Ante este escenario, entre las principales conclusiones del informe se indica “la necesidad de avanzar hacia sistemas de control internos y externos integrales e independientes que permitan constatar el buen uso de los recursos públicos, la veracidad de la información publicada y la calidad de las asesorías prestadas“.

Añade además que “es necesario abordar una discusión integral de los sistemas de
asignaciones parlamentarias, el rol de la Biblioteca del Congreso Nacional y delimitar
conceptual y prácticamente la noción de función parlamentaria“.

Ver estudio