Padrastro es declarado culpable del brutal asesinato de Mateo Riquelme

La brutal muerte del pequeño Mateo Riquelme es otra muestra más de lo irresponsable que resultan las posturas "pro nacimiento" sin control alguno.
La brutal muerte del pequeño Mateo Riquelme causó profundo impacto en Calama.
La brutal muerte del pequeño Mateo Riquelme es otra muestra más de lo irresponsable que resultan las posturas “pro nacimiento” sin control alguno.

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Calama dictó este martes 4 de julio veredicto condenatorio en contra de Cristián Riquelme Araya, en calidad de autor del delito consumado de parricidio de su hijo de 2 años edad, Mateo Riquelme, ilícito perpetrado el 6 de diciembre de 2014, causando conmoción en la comuna.

En resolución unánime (causa 15-2017), el tribunal -integrado por los magistrados Fabiola Collao Contreras (presidenta), Rodrigo Cartes Fierro y Danilo Andueza Quezada (redactor)- tras el debate de rigor y ponderada la prueba rendida, dio por acreditado tanto la existencia del delito como la participación culpable de Riquelme Araya.

La resolución dio por acreditado que entre las 15 y 16 horas el 6 de diciembre de 2014, el Cristián Riquelme Araya llegó junto a su hijo de 2 años de edad la habitación que arrendaba. Una vez al interior de dicho inmueble, el condenado agredió al menor “con un objeto contundente de cuerpo romo, provocándole un traumatismo craneoencefálico cerrado por contusión directa que le provocó la muerte, luego de un periodo de agonía, momentos en los que el niño vomitó y convulsionó en el lugar cerrado, introduciendo el imputado un pañal a la fuerza en su boca para evitar la expulsión de fluidos emanados por el menor”.

Publicidad

Posterior al deceso, Riquelme Araya trasladó el cuerpo de la víctima hasta un sitio eriazo, denominado quebrada Quetena, ubicado en las afueras de Calama, donde procedió a enterrar al menor en un socavón existente en dicho lugar. Luego, el condenado se dirige al domicilio de su hermana, Carolina Riquelme, a quien le pidió ayuda contándole que había extraviado al menor en la plaza 21 de Mayo de la ciudad.

El acusado mantuvo la versión del secuestro durante casi 10 días, y sólo la modificó el 16 de diciembre de 2014. Al momento en que se realizaba la reconstitución de escena, Cristián Riquelme Araya solicitó declarar una vez más, manifestando que había recibido información de donde podría estar su hijo; indicando dos lugares, siendo uno de éstos la quebrada Quetena, lugar al que se trasladaron los policías, gendarmería, el fiscal a cargo del caso y el defensor en compañía del imputado, guiando éste último a los otros por el intrincado e irregular sector”, consigna el acta de deliberación.

En el lugar, se encontraron diversas prendas de vestir y objetos del menor y, finalmente, su cuerpo.
La audiencia de comunicación de la sentencia -que será redactada por el juez Danilo Andueza Quezada- quedó agendada para las 15.20 horas del próximo jueves 13 de julio.