Rescatan tortuga que estaba varada en roqueríos en Tocopilla

Trabajadores la avistaron y lograron ponerla a salvo. Autoridad recordó que desde julio en adelante existe mayor probabilidad de varamientos de tortugas.

Hasta el Centro de Rescate de Fauna Silvestre de la Universidad de Antofagasta, fue llevada el día de ayer una tortuga olivácea encontrada por los trabajadores de una planta eléctrica cercana. Esta tortuga se encontraba flotando junto a unos roqueríos de Tocopilla. Los testigos dieron aviso a la Capitanía de Puerto de Tocopilla quienes a su vez trasladaron el ejemplar hasta la oficina de Servicio Nacional de Pesca en esa localidad.

“Ahí se dispuso un lugar protegido del frío para que pasara la noche, sobre una colchoneta para facilitar su respiración y preocupándonos de que mantuviera su cuerpo húmedo” explicó el médico veterinario de la Dirección Regional de Sernapesca Antofagasta, Michel Zamorano.

En tanto, funcionarios de la oficina en Tocopilla coordinaron el traslado de la tortuga hasta el Centro de Rescate de la Universidad de Antofagasta, para lo cual hicieron una posta en la ruta con sus colegas de la oficina de Mejillones, quienes – respetando todas las medidas de bioseguridad- finalmente llevaron al reptil hasta la capital regional.

Publicidad
Traslado de la tortuga hasta el Centro de Rescate de la Universidad de Antofagasta.

Así lo indicó el Director Regional de Sernapesca Antofagasta, René Salinas, quien explicó que, “ahora la tortuga comenzará su proceso de recuperación, para posteriormente ser devuelta a su medio natural”. La autoridad regional agradeció también el permanente apoyo de la Universidad de Antofagasta y del profesor Carlos Guerra, quienes a través de su centro de rescate brindan permanente ayuda en el tratamiento y rehabilitación de la fauna marina que vara en las costas de la zona.

Época de varamientos

Desde Sernapesca Antofagasta, explicaron que, de julio en adelante, aumenta la probabilidad de varamientos de tortugas, debido a la llegada del invierno y el descenso de las temperaturas. “Al ser reptiles, tienen una condición exotérmica y necesitan del medio para regular su temperatura, por ende, en invierno baja su metabolismo y tienden a acumular gases lo que les dificulta hundirse (lo que comúnmente se conoce como ‘boyantés’), se vuelven más lentos, pudiendo ser arrastrados por la corriente y las marejadas hacia la costa”, explica el veterinario Michel Zamorano, quien de todos modos indicó que aún no es posible indicar las causas de este varamiento en particular, para lo cual se deben esperar los exámenes que se le practiquen en el centro de rescate.

Finalmente, el Director Regional adelantó que durante este período aumentarán la vigilancia de la costa, e hizo un llamado a la comunidad a dar aviso oportuno ante el hallazgo de tortugas marinas. “En nuestro país no tenemos lugares de nidificación de tortugas, por lo que si uno de estos animalitos aparece en la orilla es porque tiene algún problema y debe ser atendido inmediatamente”.