El inicio de operación de la Nueva Planta Desaladora Tocopilla, actualmente en marcha blanca y a poco de ser inaugurada, nos llena de orgullo por dos grandes motivos. El primero es la consolidación de Aguas Antofagasta como pionera y actual líder en desalación de agua de mar para consumo humano en Chile; técnica que hemos desarrollado hace casi dos décadas en el desierto más seco del mundo, para la obtención de agua potable con la que abastecemos a buena parte de nuestros clientes.


Sabemos que, en el actual estrés hídrico mundial, y particularmente en la mega sequía que se tiene en la zona central del país y que pudiera llegar en algún momento a la Región de Antofagasta, la desalación de agua de mar es reconocida como la forma más sustentable de obtener agua potable para cubrir la creciente demanda de la población global y al mismo tiempo asegurar el suministro a las futuras generaciones. De ahí nace nuestro orgullo, fuimos los primeros en Latinoamérica en mirar el mar para encontrar las respuestas de abastecimiento que hoy el mundo entero demanda.

Publicidad


El segundo motivo de orgullo es que instala a Aguas Antofagasta Grupo EPM en una vitrina en la que pocas empresas sanitarias a nivel mundial están, puesto que la Planta Desaladora de Tocopilla fue diseñada, construida y ahora operada con personal propio de nuestra compañía, lo que reafirma nuestra experiencia en la materia y la alta calificación de nuestros colaboradores.

Sin duda estamos entregando al puerto salitrero una infraestructura con la más alta tecnología en desalación actualmente en el mundo, para abordar el 100% de la demanda de sus más de 23 mil habitantes, con la producción de 6 millones 480 mil litros de agua por día.

Se trata del más robusto sistema de abastecimiento de agua del país, pues tendrá certeza de respaldo cordillerano, en caso de una emergencia climática o de la naturaleza.


La inversión alcanzó los 46 millones de dólares y con esta mega obra, la comuna de Tocopilla se suma a Mejillones con su total abastecimiento vía desalación, misma meta a la que esperamos llegar en la capital regional, para dar sustentabilidad al suministro de agua potable, a partir del inicio de la Fase 2 de la Planta Desaladora Norte de Antofagasta, proyecto que avanza en sus fases preliminares y en el cual esperamos aportar con una inversión de 80 millones de dólares para acompañar el desarrollo de la capital de la región de Antofagasta.

Carlos Méndez Gallo
Gerente General de Aguas Antofagasta Grupo EPM