Marcela Hernando refutó dichos de Piñera por nuevo Hospital de Calama

Sobre Hospital de CalamaMolestia causaron en la diputada Marcela Hernando, los dichos de Sebastián Piñera sobre el nuevo Hospital de Calama. El candidato de Chile Vamos aseguró a un medio local, que “nos va a tocar en nuestro segundo gobierno, instalar en plenitud el hospital de Calama y lo vamos a dotar de especialistas y de la tecnología que requiere”, asegurando que equipará “al máximo” el nuevo establecimiento loíno. Al respecto, la representante por Antofagasta, refutó los dichos del ex Presidente, afirmando que el recinto no requiere de sus servicios.

“El hospital de Calama no necesita que él venga a prometer cosa, aparte de que no le creemos, su gestión anterior causó un importante daño a los ciudadanos de Calama, pero además al fisco ya que el Estado tuvo que desembolsar más del triple de lo que costaba originalmente, para llegar a los avances que hoy tenemos”, denunció Hernando, recordando que la construcción del recinto hospitalario se suspendió por dos años a raíz de graves irregularidades presentadas en las obras, situación que fue originada precisamente durante el gobierno de Piñera.

Actualidad

La parlamentaria, quien en el año 2014 abordó el tema en la Comisión Investigadora de Inversión Hospitalaria de la Cámara Baja, recordó que el establecimiento costará más del triple de lo presupuestado originalmente, luego de las irregularidades acaecidas bajo el gobierno de Sebastián Piñera.

Fue luego de conocer el fallo de la Corte de Apelaciones de Antofagasta contra el Servicio de Salud (SSA), presentado el 4 de octubre del presente año por el término unilateral y anticipado de su contrato con el consorcio Comsa Pilasi, que la diputada Marcela Hernando (PR) lamentó la determinación legal del tribunal de alzada, demanda que podría significar un desembolso adicional de $4 mil millones para el proceso de construcción del Nuevo Hospital de Calama. La legisladora responsabilizó directamente al subsecretario de Redes Asistenciales y al ministro de Salud de la época, Luis Castillo y Jaime Mañalich, respectivamente, tras rescindir el contrato con la empresa.

Costos y demanda social

En diciembre de 2015, se retomaron las obras para terminar el nuevo hospital. La obra, que en un principio se proyectó a un costo de $31 mil millones demandó durante el periodo 2015-2016 pagos adicionales de $36 mil millones bordeando avances del 70%. El total supera hoy los $120 mil millones. De estos recursos, más del 80% obedece a obras civiles, mientras que lo restante corresponde a equipamiento para el edificio.

La fecha de término de los trabajos estaba fijada inicialmente para 2013. El retraso, además, ha obligado a adoptar medidas de alto costo para paliar el déficit de infraestructura: el arriendo de una clínica a $80 millones mensuales para responder a la demanda de la comunidad.

Historia de una mala gestión

2010: año de inicio de la construcción del Hospital de Calama, con fecha de término para el 2012.

2012: es el año en el que se originaron las irregularidades en la Subsecretaría de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud, durante la administración del ex Subsecretario Dr. Luis Castillo, en la construcción del Hospital de Calama.

2013: Se terminó el contrato con la empresa Comsa-Pilasi, constructora que dejó abandonada las instalaciones del Hospital de Calama por más de dos años. Contraloría identificó pagos en exceso por partidas que no se habían ejecutado y que, además, significaron que el Servicio de Salud recurriera a recursos que no correspondían a esas partidas y utilizó –por lo tanto- dineros destinados a otros recursos.

2014: En julio de este año, solicité en la Comisión Investigadora de Inversión Hospitalaria una carpeta especial con los antecedentes emanados de dicha instancia con la participación de personeros del Servicio de Salud de Antofagasta (SSA).

2015: En diciembre de 2015, se retomaron las obras para terminar el nuevo hospital, con la presencia de la Ministra de Salud, Carmen Castillo. Sin embargo, la extendida paralización, de dos años, significó efectos tanto en los plazos programados como en la inversión de la obra.

2016: La obra, que en un principio se proyectó a un costo de $31 mil millones demandó durante el periodo 2015-2016 pagos de $36 mil millones bordeando avances del 70%.  Según lo calculado por el SSA, construir el 30% restante del edificio demandará otros $40 mil millones, por lo que la obra costará más del doble de lo programado.

2017: La fecha de término de los trabajos estaba fijada inicialmente para 2013 y, con la nueva licitación, se espera que concluya a mediados del presente año, es decir, 4 años más tarde. El retraso, además, ha obligado a adoptar medidas de alto costo para paliar el déficit de infraestructura: el arriendo de una clínica a $80 millones mensuales para responder a la demanda de la comunidad.