Jesuita y activista chileno, palabras que definían al padre José Aldunate Lyon quien falleció el pasado sábado 28 a la edad de 102 años. Reconocido como el “cura obrero” y por ser un defensor de los derechos humanos durante la dictadura militar, fue velado el día domingo en la explanada del Museo de la Memoria y Derechos Humanos, donde llegaron cientos de personas a darle un último adiós.

Su deceso, fue comunicado por la Compañía de Jesús y este lunes 30 a las 11:00 horas se dio inicio a su funeral en la Iglesia de San Ignacio de Loyola en Santiago Centro. Varias personas e instituciones se mostraron afectadas por su partida, una de ellas, la Universidad Católica del Norte (UCN), donde el premiado Nacional de Derechos Humanos, se desempeñó como ex Gran Canciller.

Para el año 33, ingresó al Noviciado de Chillán y fue ordenado sacerdote en 1947. Destacando su labor como director de la Revista Mensaje, Provincial de la Compañía de Jesús, en la Pastoral de Derechos Humanos y sacerdote obrero.

Publicidad

Su despedida, deja en la memoria de la casa de estudios su costumbre por permanecer informado del acontecer nacional, redactando artículos en su máquina de escribir que llegaban a diversos medios de comunicación, mientras su salud le acompañaba, luego, sus escritos eran notas de voz transcritas para llegar a ser comunicadas.

Aldunate, nacido un 5 de junio de 1917 en Santiago, además fue reconocido como hijo ilustre de su ciudad natal el 2016 y hoy, reunió a gran parte de la comunidad chilena, políticos y agrupaciones defensoras de los derechos humanos en un emotivo homenaje de despedida.