Los Díaz que están dominando la política en Antofagasta

"El principal desafío para Ricardo Díaz y Marco Antonio Díaz, como también para el nuevo Alcalde Titular, Wilson Díaz, es lograr encabezar gobiernos regionales y comunales para el 100% de los ciudadanos y no solo para la fracción del 3% que vota por partidos políticos".

La semana política en Antofagasta ha estado dominada por un único apellido: Díaz.

Ricardo Díaz y Marco Antonio Díaz ganaron sus respectivas primarias en Chile Vamos y Unidad Constituyente para Gobernador Regional, mientras que el Concejo Municipal de Antofagasta eligió al socialista Wilson Díaz como Alcalde.

Así tres personas con el mismo apellido (aunque sin parentesco entre ellos, vale la pena aclararlo) se encuentran actualmente a la cabeza de la Municipalidad de Antofagasta y a la cabeza de sus respectivos sectores políticos en la disputa de la Gobernación Regional.

Publicidad

En el caso de los ganadores de las primarias, fueron triunfos bastante categóricos que tuvieron además en común el ser los candidatos más visibles de sus sectores en plataformas digitales y medios de comunicación, ganando a quienes optaron por métodos más arcaicos y poco amigables con el medio ambiente para hacer campaña, como el papel y los volantes.

Es un primer paso camino a la Gobernación Regional y cada quien tiene motivos para celebrar, aunque no se puede soslayar que en esta elección lograron convocar a su ”núcleo duro” de votantes. Solo un 3% de las personas habilitadas para votar acudió a las urnas, mientras que un 97% se abstuvo. Este alto porcentaje de abstención electoral no debe achacarse a los ciudadanos, sino que a los candidatos y partidos políticos que siguen anclados en las formas y códigos analógicos de los años 90, siendo incapaces de convocar a un electorado que espera cambios de fondo en el país, Constitución incluida, que habla en clave digital y para el cual las redes sociales y las tecnologías de la información y las comunicaciones son una extensión de su cuerpo. 

El principal desafío para Ricardo Díaz y Marco Antonio Díaz, como también para el nuevo Alcalde Titular, Wilson Díaz, es lograr encabezar gobiernos regionales y comunales para el 100% de los ciudadanos y no solo para la fracción del 3% que vota por partidos políticos.

Tal como sucedió con Ignacio Pozo en sus 107 días de administración, Wilson Díaz asume el desafío de gobernar la comuna con transversalidad, trabajo en equipo y capacidad de diálogo sin amiguismos ni exclusiones, optando en primer lugar por el bienestar de la comunidad y mantener a raya cualquier presión política o parlamentaria, venga de donde venga. 

Es una misión que se vuelve más compleja en periodo electoral, pero que debe realizarse poniendo encima de todo el amor por la ciudad y la región. Antofagasta necesita liderazgo municipal capaz de brindar una transición estable hasta la elección de un nuevo Alcalde o Alcaldesa, siendo preciso que el municipio no sea un botín de guerra ni un trofeo para un sector político u otro, sino que se gobierne para todos los habitantes de la ciudad teniendo a raya a los grupos de interés.

Las cifras de desempleo se mantienen altas y la desigualdad sigue sintiéndose con fuerza en cada barrio y en cada olla común. El propio Ministerio de Salud advierte que una segunda ola de Covid-19 puede estar a la vuelta de la esquina. Un escenario como este no admite que sectores políticos se atrincheren o se den gustitos en las administraciones públicas. Se requiere unidad, sentido de Estado y patriotismo, como destacó muy acertadamente la Presidenta del Colegio Médico en su homenaje a los médicos y médicas de Chile en La Moneda. 

Las demandas de la amplia mayoría de los vecinos de Antofagasta en materia de salud, educación, pensiones, nueva constitución, equidad, mejores barrios, justicia y DDHH, mejor democracia y más comunidad, son muy claras y es allí donde deben alinearse los esfuerzos de la gestión de Wilson Díaz, a la que debemos respaldar pero también fiscalizar, deseándole el mayor de los éxitos por el bien de los habitantes de nuestra ciudad.