Proponen nuevas medidas para evitar colisiones de ballenas contra navíos en Mejillones

Esto debido a la alta mortandad de cetáceos por colisión en la bahía, cifra que podría ser de 3 a 8 veces mas alta de lo que se registra cuando hay un varamiento, según explicó uno de los académicos del Departamento de Biología Marina de la Facultad de Ciencias del Mar de la UCN.

Expertos del Departamento de Biología Marina de la Universidad Católica del Norte, propusieron medidas que podrán ser aplicadas para evitar la alta mortandad de cetáceos de gran envergadura en la Bahía de Mejillones, donde colisionan con navíos que operan por el sector.

Lo anterior, debido a que dentro de un periodo de un poco más de siete meses, tres ballenas han varado en las costas mejilloninas tras colisiones, lamentable hecho confirmado por la agrupación del Centro de Investigación de Fauna Marina y Avistamiento de Cetáceos (Cifamac), quienes junto al personal del Servicio de Pesca (Sernapesca) acudieron a realizar las necropsias correspondientes a los cuerpos sin vida de los mamíferos.

Donde se pudo evidenciar que las ballenas, en su mayoría jóvenes, presentaban graves heridas, como huesos rotos y hemorragias internas, según comentó la investigadora de Cifamac, Ana García.

Publicidad

PREOCUPANTES CIFRAS

Al respecto, Guillermo Luna, uno de los académicos del departamento, expresó que la cifra de mortandad por colisión era aún mayor que los tres ejemplares revisados con anterioridad, señalando “Unos investigadores en California demostraron en 2017 que la mortalidad, debido a choques entre cetáceos y navíos, es entre 3 a 8 veces más alto de lo que se registra cuando ocurre el varamiento. Es decir, si se encuentran los cadáveres de tres ballenas por impacto, es posible que haya entre 9 a 24 más muertas por la misma posibilidad en el área, de las cuales no nos enteramos“.

Por su parte, el también académico Enzo Acuña, recordó que es importante considerar que debido al alto ruido de las naves, las especies ven afectada su ecolocalización, lo que implica que los mamíferos pierdan su capacidad de guiarse y detectar obstáculos.

PROPUESTAS

Es por esto, que se sugirió a nivel internacional, cambiar las rutas de navegación, reducir las velocidades de los navíos y crear áreas de exclusión. Estas últimas, debiendo ser aplicables a todas las embarcaciones mayores que transitan por áreas determinadas, según explicó Luna.

Medidas a las que se sumó Acuña, indicando “Alternativas que podría plantear, es establecer rutas para que no se cubra todo el entorno con navíos. Pero el tema es que la solución final sea evitar los ruidos de las naves. Entonces, podríamos establecer un protocolo de funcionamiento de las naves, ese sería el ideal. Regular las actividades para reducir el impacto de los sonidos que interfieren con estos cetáceos“, finalizó.