Con insólitos “ofertones” buscan tentar a los universitarios para que paguen el año

Ofreciendo “cuotas sin intereses” y “semestres express”, las Universidades de Antofagasta y Católica del Norte esperan embaucar a los alumnos para que olviden la educación gratuita y prefieran volver a clases pagando millones, con una que otra rebaja y facilidades académicas.

Sólo faltan las promotoras y ya se convierte en una oferta más por el cambio de temporada. Así están por estos días, las casas de estudios superiores de Antofagasta, con el fin de que los jóvenes regresen a clases y con ello, las familias vuelvan a desembolsar las jugosas sumas de dinero que mes a mes deben pagar por los estudios.

Y es que a más de tres meses de iniciada la “Primavera de Chile”, la situación se colocó color de hormiga en lo que respecta a las finanzas, tanto para la Universidad de Antofagasta como la Universidad Católica del Norte, que en forma desesperada, buscan que los estudiantes paguen por sus estudios, pese a no haber recibido “servicios educativos” durante el presente año.

Sin embargo, en lugar de exigir estos recursos al estado, las Universidades comienzan a presionar las familias para que sigan pagando. Así es como ya iniciaron una intensa campaña mediática, apoyada por los diarios locales del oficialismo, ofreciendo auténticos “ofertones” para los estudiantes que se olviden de las marchas por la educación gratuita y en cambio, acepten volver a clases pagando las millonarias sumas de dinero que cancelan todos los años por su educación.

Publicidad

“Cuotas sin intereses”

Un claro ejemplo es el que se vive en la Universidad Católica del Norte. En dicha casa de estudios, ninguna carrera posee un arancel anual inferior a los dos millones de pesos. Por esta razón, ante la negativa de los alumnos a seguir pagando de sus bolsillos, buscan tentarlos con “descontarles” los intereses de los meses de movilizaciones.

Con este fin, Vicerectoría de Asuntos Económicos de la casa de estudios católica, generó un completo “instructivo” mediante el cual afirma que de existir cuotas adeudadas producto de la contingencia, no se aplicarán intereses por el retraso. Igualmente, invitan a los estudiantes a retirar los denominados “cupones de pago sin intereses” en sus oficinas y por cierto, abandonar la toma de la universidad lo antes posible, para desocupar las cajas en donde depositar el dinero.

“Semestres express”

Las posturas economicistas y con lenguaje Dicom que algunos insisten en defender, han sido ampliamente rechazadas por los estudiantes y sus familias, incluso con ingeniosas representaciones artísticas.

En la Universidad de Antofagasta, los “ofertones” no van en la parte económica, ya que sus cajas siguen abiertas, pero los ofrecimientos si están por el lado de la parte académica. Así ofrecen a los estudiantes la realización de dos semestres express, con finalización del primero para el 22 de Octubre y finalización del segundo para fines de Enero, siempre y cuando paguen el año completo de universidad, cuyos aranceles alcanzan en todos los casos números de seis cifras.

Respecto a la calidad de estas eventuales clases express no se han entregado detalles, aunque existen decenas de registros en portales como Youtube, en los cuales estudiantes de universidades de otros lugares del país que han vuelto a clases, denuncian las paupérrimas condiciones de estas recuperaciones de clases, con jóvenes amontonados en los pasillos y profesores escribiendo fórmulas matemáticas en ventanales, malas condiciones higiénicas en los baños e incluso, oficinas sin mobiliario y trabajadores escribiendo literalmente, “en el suelo”.

Respecto a estos puntos, los líderes estudiantiles han mantenido una postura bastante clara, que es exigir al gobierno que no elimine los beneficios estudiantiles antes de dialogar, junto con la demanda de cambios estructurales de fondo al modelo educativo, que permitirían aliviar los bolsillos de las familias chilenas sin necesidad de acudir a estas ofertas primaverales de las casas de estudios superiores.

No obstante, todos estos temas serán discutidos en las diversas asambleas que realizan cada una de las universidades, lugar en donde los universitarios deciden el camino a seguir durante las movilizaciones, aunque todo indica que el acuerdo aún está lejos de llegar, luego de las declaraciones desde el ejecutivo rechazando las condiciones de los estudiantes para entablar el diálogo.

En tanto en Antofagasta, los dirigentes estudiantiles llamaron a duplicar la convocatoria de la marcha del 22 de septiembre durante el próximo 27 de septiembre, por lo cual dejaron en claro que las movilizaciones y marchas continúan hasta lograr la anhelada educación pública gratuita y de calidad.