Premios de oro en municipio de Antofagasta: Beneficio fue creado en periodo de Pedro Araya reconociendo a funcionarios de la dictadura

Reglamento data del año 1993 y fue creado durante la administración de Pedro Araya Ortiz. Funcionarios municipales lamentan jugada política del hijo del fallecido ex alcalde y parlamentario para sacar a colación el tema y hacer campaña, ante lo cual los trabajadores recalcan que es un "reconocimiento a la hermosa y satisfactoria labor de servidores públicos de primera línea". Alcalde Ignacio Pozo mantendrá su decisión de reconocer a funcionarios en democracia y no aceptar presiones políticas.

Continúa la polémica por la entrega de reconocimientos de oro a funcionarios municipales de Antofagasta que cumplen décadas de servicio público.

Un reconocimiento que como aclaró el municipio, proviene desde el año 1993 y que durante este año se realizo con mayor austeridad de la habitual, según recalcó el Alcalde Suplente, Ignacio Pozo.

Los cuestionamientos, sin embargo, continuaron luego que el Senador Pedro Araya (PPD) recurriera a las pantallas del matinal de Mega, para cuestionar nuevamente en duros términos al joven edil antofagastino.

Publicidad

En su alocución, sin embargo, Araya omitió un detalle importante. Estos premios en la Municipalidad de Antofagasta no son actuales, sino que fueron creados precisamente cuando el municipio era dirigido por su padre, Pedro Araya Ortiz.

Así lo revela el reglamento para la entrega de estos premios, a los cuales tuvo acceso El Diario de Antofagasta, los cuales revelan que el reglamento data precisamente de 1993 y se consignó la entrega de un reloj a quienes cumplieran 15 o más años de servicio en la institución, beneficiando por tanto a funcionarios que se mantenían en funciones desde la época dictadura militar.

Más adelante el Ministerio del Interior reconoció este reglamento para reconocer a funcionarios que cumplieran años, siendo en la actualidad un reconocimiento a funcionarios que cumplen años de servicio en democracia trabajando en diferentes áreas como aseo y distintos servicios a la comunidad. Reconocimientos además que este año a diferencia de los anteriores, no superan un valor de alrededor de $300.000 por funcionario.

“MALA INTENCIONALIDAD”

Los funcionarios municipales no se mantuvieron al margen frente a la polémica suscitada por este tema y lamentaron la calculada jugada política del parlamentario, que en esta oportunidad se refiere a un tema que rememora la figura de su padre, quien gozaba de una popularidad mucho mayor a la que ostenta actualmente Araya hijo, cuyo escaño está en riesgo de acuerdo a diversas encuestas, tras verse ligado a casos de posible corrupción, nepotismo, apoyar la criticada ley de estacionamientos, oponerse al proyecto de aborto en tres causales y alinearse con el Gobierno de Sebastián Piñera durante el estallido social.

En este sentido, la Asociación de Empleados Municipales de Chile (ASEMUCH) de Antofagasta, defendió el reconocimiento y afirmó que fueron víctimas de críticas infundadas por parte de algunos políticos.

Según el presidente comunal de ASEMUCH, Alfredo Fuentes “esto es una mala intencionalidad de algunos personeros que no tienen otro asidero más que eso, una mala intención y una seudo campaña que lamentablemente no se puede decir otra cosa”.

La directiva de ASEMUCH Antofagasta, organización de alrededor de 500 personas de la Ilustre Municipalidad de la ciudad indicaron que “A través de algunos medios de comunicación y redes sociales fuimos víctimas de críticas infundadas por los reconocimientos que se entregan cada año a los funcionarios municipales que cumplen 15, 20, 25, 30, 35, 40, 45 y hasta 50 años de servicio en nuestra institución”.

De esta forma, desde el gremio agregaron que este reconocimiento está validado plenamente a través del Decreto Ley N° 2.118 del Ministerio del Interior el año 1997, reconociendo el aporte histórico que los Funcionarios Municipales hemos entregado a una de las instituciones públicas más antiguas del país como lo son las municipalidades”.

“Reafirmamos plenamente el compromiso en la defensa de los derechos laborales como también el reconocimiento a la hermosa y satisfactoria labor de servidores públicos de primera línea y no solamente ahora en esta pandemia o estallido social, sino desde que el municipio existe, haciéndonos cargo de las necesidades de la comunidad local, cumpliendo nuestra labor aún en la adversidad y las difíciles condiciones de trabajo que enfrentamos a diario, primando por sobre todo, la vocación de servidores públicos”, concluyó Fuentes.