Condenan a 16 años de cárcel a sujeto que mató a conductor de InDriver en Antofagasta

El hecho ocurrió el 17 de enero del 2020, alrededor de las 23:00 horas, cuando la víctima se encontraba realizando servicios para la aplicación de conducción de autos.

Tras una acusación presentada por la Fiscalía Local de Antofagasta, el Tribunal Oral en Lo Penal de la ciudad, pronunció la sentencia definitiva que condenó a Miguel Ángel Solari Martínez, de nacionalidad chilena (20 años) a la pena de 16 años de presidio mayor en su grado máximo, como autor del delito consumado de robo con homicidio.

Investigación liderada por la Fiscalía Local de Antofagasta junto a la Brigada de Homicidios de la PDI de la ciudad, lograron acreditar los hechos perpetuados el 17 de enero del 2020.

Al respecto, el Fiscal Alberto Gallegos, quien llevó adelante el juicio de este caso, indicó que “en esta investigación, se pudo acreditar los hechos gracias a diversas pruebas como: testimonios, pruebas documentales, fotografías, Informe de la autopsia del Servicio Médico Legal, entre otros”.

Publicidad

EL CASO

Carlos Páez Araya

El hecho ocurrió el 17 de enero del 2020, alrededor de las 23:00 horas, cuando la víctima se encontraba realizando servicios para la aplicación de conducción de autos InDriver y es abordado por el acusado Miguel Solari y el imputado Camilo Oros, en las calles Osorno con Uruguay de la ciudad.

Luego, con la finalidad de sustraer el móvil de la víctima, comienzan a agredirlo con golpes en su cabeza, siendo el acusado Miguel Solari, quien con su brazo, procede a tomar a la víctima del cuello y estrangularla. Después, llevan el cuerpo sin vida de la víctima en el mismo vehículo hasta Ruta 26, donde dejaron su cuerpo en un sitio eriazo, sustrayendo el vehículo y huyendo del lugar.

A raíz de lo anterior, la víctima resultó con hematoma temporo parietal derecho del cuero cabelludo y fractura de los cartílagos tiroides y cricoides de la laringe, lesiones que le causaron la muerte, siendo su causa asfixia por estrangulamiento.

Tras la desaparición del conductor su familia realizó una intensa campaña de búsqueda, dado que el joven de 35 años trabajaba como guardia de seguridad y en sus turnos de descanso realizaba servicios de conductor en la aplicación de transportes. Precisamente mientras realizaba esta tarea, se comunicó su esposa indicando que realizaría algunas últimas vueltas para volver a su hogar. Desde entonces no supieron más de él, permaneciendo su teléfono celular apagado y su WhatsApp inactivo.

El cuerpo del joven fue encontrado días después en un sector de la ruta 26, poco después que se encontrara su vehículo, en la población El Olivar. El 31 de enero del 2020, los delincuentes fueron detenidos.