Héctor Maturana, Presidente de la Agrupación Providencia y con Paulina Larrondo, Encargada del programa de cultura, memoria y DDHH del Consejo de la Cultura y las Artes, conversaron con #LaEntrevista de Diario Antofagasta, respecto a la importancia de mantener la memoria en relación a las violaciones a los Derechos Humanos y la iluminación del ex centro de detención y tortura Providencia en Antofagasta.

La actividad organizada por la Agrupación por la Memoria Histórica Providencia, con patrocinio del Gobierno Regional de Antofagasta y financiamiento del Consejo de la Cultura de Antofagasta, permitirá que la comunidad viva una experiencia única mediante la iluminación que tendrá el sitio de memoria, que funcionó desde el año 1973 y por un período de 13 años como el principal centro clandestino de detención política y tortura de la región de Antofagasta.

Publicidad

La Providencia

El año 1844, cae en Canadá la “Congregación de las Hermanas de la Divina Providencia”. Con la finalidad de expandir su labor apostólica llegan a Chile en junio de 1853, instalándose en Antofagasta en 1908. Dos años después, bajo la dirección de la madre Bernarda Morín, fundadora en nuestro país, se comienza a construir el edificio que hoy conocemos en Avenida Matta esquina Chuquisaca.

Este último inmueble, junto a gran parte de la manzana, son apropiados por el aparato armando y de inteligencia de la dictadura una vez ocurrido el golpe de Estado en septiembre de 1973. Ese mismo año, y por un período de 13 años, comenzó a ser usado por el Servicio de Inteligencia –DINA- y posteriormente por CNI, convirtiéndose en el principal centro clandestino de detención política y tortura de la región de Antofagasta.

En mayo de 2016, gracias a las gestiones de la Agrupación por la Memoria Histórica Providencia, es declarado Sitio de Memoria por el Consejo de Monumentos Nacionales, transformándose en el primer sitio de memoria del norte grande.