¿Sabes utilizar correctamente los inhaladores? Experta explica detalladamente cómo hacerlo

Con el invierno aumentan las enfermedades respiratorias y con ellas el uso de dispositivos utilizados para administrar un medicamento en forma de aerosol para ser inhalados.

“Los farmacéuticos conocemos a estos dispositivos como ‘Inhaladores de Dosis Medida’ o MDI por sus siglas en inglés. Este es un dispositivo pequeño y portátil que contiene el medicamento en suspensión en cantidades fijas. En él encontramos un cartucho presurizado (de aluminio) que se ajusta dentro de un aplicador de plástico que, al momento de presionar la válvula, el recipiente a presión libera una cantidad fija de medicina (denominada dosis medida). El estuche plástico cuenta con una boquilla y su tapa correspondiente”, explica Francisca Ilabaca, académica de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello.

Los MDI comúnmente se utilizan para administrar medicamentos para el tratamiento de enfermedades obstructivas de la vía aérea como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y/o limitación crónica del flujo aéreo. En el área clínica a estos medicamentos se les conoce como broncodilatadores.

Publicidad

Según detalla la química farmacéutica, “la principal ventaja del uso de fármacos inhalados es la producción de efectos farmacológicos directos en la vía respiratoria y menores efectos adversos sistémicos”.

Sin embargo, se estima que sólo un 10 por ciento de las personas sabe usar correctamente el inhalador y muchas veces se cometen errores como: no agitar antes de inhalar, no vaciar el aire, pulsar y después inspirar, dejar de inspirar hasta llenar los pulmones una vez pulsado el inhalador, realizar los dos puff (pulsaciones) seguidas y no verificar si el dispositivo está vacío.

 

¿Cuál es el correcto uso?

La académica de la UNAB explica paso a paso cuál es el correcto uso de los inhaladores:

– Agitarlo vigorosamente.                    

– Acoplar al orificio de la aerocámara.

– Espirar al máximo (botar todo el aire de los pulmones).

– Acoplar su boca a la aerocámara sin inhalar.

– Inclinar levemente la cabeza hacia atrás (esto ayuda al flujo del medicamento).

– Iniciar la inspiración y presionar el pulverizador una sola vez, continuar inhalando hasta llenar los pulmones.

– Aguantar la respiración durante 10 segundos, se retira la boca de la boquilla.

– El paciente espira lentamente.

 

Si debe repetir la inhalación, debe esperar 1 minuto, ya que la válvula de presurizado se demora 1 minuto en recuperar su presión para liberar la dosis requerida.

“Para verificar si aún queda medicamento en el cartucho presurizado, este debe ser sumergido en un recipiente con agua. Si flota está vacío, si queda flotando a la mitad, significa que le queda la mitad del medicamento, si se va al fondo del recipiente, aún tenemos medicamento suficiente”, concluye la experta.